14.3.10

El País rectifica su artículo sobre homeopatía

Hace unos días comentaba en el post "Vergüenza homeopática" un artículo de El País sobre la homeopatía que, en mi opinión, guardaba una sospechosa equidistancia entre las ideas pro y contra la homeopatía. Hoy El País publica una continuación del mismo, o una respuesta, o una aclaración, o no sé muy bien qué, de mano de su defensora del lector, titulada "Homeopatía, de la creencia a la evidencia. En periodismo médico no cabe equidistancia entre la evidencia científica y las teorías no demostradas. Los productos homeopáticos se aprueban sin estudios de eficacia."
Que si el articulista lo había trabajado a fondo durante un mes, que si algunas universidades la apoyan e imparten, que si un Nobel de medicina la avala... Javier Armentia en su Blog analiza en detalle cada uno de los argumentos de este segundo artículo, así que no me voy a repetir. Pero si voy a completar sus comentarios con algunos míos:
- Que en algunas universidades se impartan contenidos sobre homeopatía poco quiere decir. Cómo ya he comentado por aquí en otras ocasiones, en otras también se han impartido contenidos sobre astrología, ocultismo, periodismo "misterioso" y en EEUU el diseño inteligente se enseña en algún que otro lugar (cada día menos, por suerte). Yo mismo, hace ya unos años, cuando estaba en la universidad asistí a un curso sobre fusión fría impartido por un reconocido científico, que juraba y perjuraba que aquello sería la panacea. Y al final todo resultó ser, en el mejor de los casos, un enorme error... o un fiasco. Las universidades en algunas ocasiones necesitan ingresos extra y a veces incluyen másteres y cursos poco rigurosos, a menudo presionados (o incluso subvencionados) por terceras partes, muy interesadas en que sus productos se vendan.
- El primer artículo de El País, como siempre ocurre en estos casos, presentaba datos dudosos como si estuvieran comprobados, pero obviaba datos contrastados mucho más importantes. Afirmaciones del tipo de "Montagnier, premio Nobel, avala la homeopatía" o "Cada vez más médicos utilizan la homeopatía" cometen ese doble error. Llevo oyendo esa cantinela mucho tiempo, pero todavía no he visto un sólo dato o estudio fiable que demuestre que cada vez más médicos practiquen esta pseudociencia (son sólo frases marketinianas que repiten una y otra vez los laboratorios homeopáticos en sus folletos y webs). Ni he leído ningún artículo firmado por Montagnier defendiéndola (si alguien quiere profundizar por qué afirman algo así, que lean este artículo). Es el típico uso que hacen los vendedores de los productos milagro de los rumores falsos. Como los que afirman que las pulseras Power Balance han sido prohibidas en competiciones deportivas, algo que todavía nadie ha demostrado. Sin embargo, los estudios realizados por The Lancet o Cochrane, los más rigurosos hasta la fecha y que concluyen que la homeopatía no es más que agüita, no se citan ni una sola vez. Qué extraño...
- Incluso si dichas afirmaciones fueran ciertas (que no es el caso), su valor sería insignificante. También se ha disparado el uso de las pulseritas-timo del holograma entre deportistas de élite (sin que por ello ganen más medallas), como se disparó el uso de las pulseras magnéticas entre los médicos hace años (¿Quién se acuerda ya de ellas?). Y recordemos que también hay premios Nobel que dicen sandeces, como hizo el codescubridor del ADN Watson hace poco, al afirmar que los negros son inferiores.
Podría decirse que al menos El País ha pseudo-rectificado. Digo pseudo, porque el artículo es un popurrí de ideas mal estructuradas que poco hará cambiar de opinión a los dudosos, pero al menos igual la próxima vez investigan más e "imbestigan" menos.
Me quedo con este párrafo de un lector:
"si una persona dice que la Tierra es redonda y ligeramente achatada por los polos y otra cuadrada y hueca, hay espacio para el debate y todas las opiniones son respetables. El título del artículo podría ser La tierra, ¿esfera o cubo?"

5 comentarios:

harazem dijo...

Referente a lo que imparten o a lo que se dedican algunas hunibersidades españolas creo que la de Córdoba, la UCO se lleva la palma (del martirio). No contenta con contar un par de tunas se ha agenciado también una buena Cofradía y Hermandad de Penitencia, cuya relación con un curso sobre la Sábana Santa impartido hace unos años ha fructificado en lo que sigue:

(copio y pego de otro comentario que dejé hace unos días en lo del Pez)

"Miñarro ha reflejado las heridas que exudan líquido seroso, los coagulos de sangre, los ciento veinte exactos latigazos con el «flagrum taxillatum», con sus tiras de nervio terminadas en bolas de plomo: el rostro hinchado, la nariz rota, las lágrimas en los ojos al expirar, la sangre en la boca, con la lengua seca, cianótica, apenas entrevista, la lanzada en el costado y el borbotón sanguinolento y de fluidos, las rodillas desgarradas, el vientre inflamado debido a la muerte por asfixia, los treinta y seis puntos sangrantes entre la frente y la nuca por la corona de «ziziphus jujuba» o «spina Christi», con sus puntas ganchudas, la misma que lleva la imagen cubriéndole la cabeza, como si fuera un casco."

Eso, que podría ser un apunte de script para una peli de zombis es la descripción de un cristo que acaba ser esculpido para la Hermandad Universitaria de Córdoba y que procesionará pronto, para cuya factura el imaginero, experto sindonólogo, se ha basado en el cuerpo de la Sábana Santa. Si tenemos en cuenta que la UCO, devota de Frascuelo y de María y que expele títulos de licenciados en ¡¡¡ciencias religiosas!!!, organizó no hace mucho un todo un seminario sobre esa reliquia más falsa que un euro de plástico, el círculo parece cerrarse perfectamente sobre el grado de implicación de los órganos de gobierno en la financiación y sostenimiento de esa enorme máquina de fomento de la superstición y el oscurantismo que es la Cofradía Universitaria.

Hoy en el Diario Córdoba el catedrático hermano mayor de la misma suelta una graneada ráfaga de soplapolleces infumable a costa del cristo, llamado ya por algunos Nuestro Padre Jesús del Cuajarón Sanguinolento o Cristo del Mel Gibson, aunque él lo llama Cristo Científico, y de que simboliza las relaciones entre la fe y la ciencia. O sea, me imagino que lo que quiere decir es que la fe siempre trató de convertir en cristos a los científicos, porque si no no se entiende.

http://www.callejadelasflores.org/?p=11605
http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=545840

Centinel dijo...

Por Dios, cruces, me hago con lo que cuentas...

Si es que eso de las universidades y de las carreras universitarias está muy sobrevalorado, de verdad...

Algunos hasta regalan doctorados a módico precio:
http://cnho.wordpress.com/2010/03/14/el-doctorado-de-algunos-creacionistas-ilustres/

andr dijo...

La respuesta a las cartas de protesta por el artículo y en parte un tirón de orejas al periodista de su periódico mediante la figura del defensor del lector, que ya podrían tener otros periódicos.

Ojalá todos los periódicos tuvieran la misma autocrítica con un defensor del lector al que no le importa darle un tirón de orejas a su periodista. Público disponía de una figura parecida hasta no hace mucho, pero no era más que un adulador y defensor del periódico.

Anónimo dijo...

¿Se conocen nombres de los laboratoríos homeopáticos y pruebas de la existencia de algún lobby?

Anónimo dijo...

La Universitat de Girona, en sus últimos dos consejos de gobierno, ha votado en contra de un máster y de un posgrado de homeopatía. Aunque hizo falta votar una cosa que no debería haberse votado, la UdG tuvo la valentía de decir no a la pseudociencia. De hecho, la cosa ha sido aún más interesante, ya que el máster y el posgrado se estaban realizando ya en este curso (el año pasado la aprobación pasó desapercibida entre montaás de psogrados), y ya se sabe que cuesta mucho no renovar un posgrado que se aprobó en un curso anterior.

Espero que cunda el ejemplo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...