8.6.15

Vacuna del virus del papiloma humano (VPH), lo que dice la ciencia

La vacunación es el avance médico más importante logrado por la humanidad. Ha salvado millones de vidas y ahorrado innumerables sufrimientos, los que lamentablemente todavía tienen que padecer los países menos desarrollados, que anhelan disponer de los recursos y medios para poder utilizarlas masivamente. Y, mientras en occidente hemos sido testigos de sus generosos beneficios, simultáneamente también hemos presenciado la creciente corriente en contra de su utilización.

Últimamente una de las vacunas más atacada es la del virus del papiloma humano (VPH en español o HPV en inglés). Algunas personas de cierta relevancia mediática ponen en duda su seguridad y eficacia y es fácil encontrar por internet abundante información en este sentido.

Para ver hasta qué punto estas afirmaciones son ciertas y la información fiable, vamos a aclarar los mitos y realidades que hay alrededor de esta vacuna, repasando toda la evidencia científica acumulada hasta la fecha.

El VPH, cómo actúa y qué relación tiene con el cáncer

El virus del papiloma humano pertenece a la familia de los papilomavirus. Realmente es un conjunto de virus de los que se conocen varias decenas de variedades (que se identifican con números, como por ejemplo VPH-16 o VPH-18). Presentan forma de icosaedro, con un tamaño aproximado de 50-60 nm de diámetro y un genoma circular de doble cadena.


Fotografía VPH (fuente)

La acción de este virus se centra en la infección de ciertas zonas de las mucosas  y de la piel. Con frecuencia genera infecciones subclínicas (sin manifestaciones evidentes) y asintomáticas, pero si no remiten, pueden evolucionar a peor. En primer lugar pueden convertirse en papilomas (como las verrugas) y posteriormente pueden llegar a volverse lesiones precancerosas. Estas últimas, desafortunadamente, pueden progresar a lo largo de los años y acabar como cáncer invasivo.

El VPH se considera un oncovirus, es decir, un virus que tiene la capacidad de infiltrarse en el anfitrión y alterar genes que controlan diversos aspectos de las células, inutilizando mecanismos de control y supresión de tumores y  facilitando el crecimiento descontrolado de células. Los diferentes tipos del VPH se relacionan con diversas enfermedades, todas ellas relacionadas con el crecimiento anormal tras su infección. En la siguiente tabla se pueden ver las relaciones, que afectan a varias zonas de nuestro cuerpo, no solo la genital (por lo que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres):


Entre todas estas, la relación más estudiada es la de los cánceres genitales, en concreto el importante papel del VPH en el desarrollo del cáncer de cuello de útero.  Las investigaciones (1234) indican que el virus es condición necesaria para el desarrollo de la mayoría de este tipo de cánceres.  Estos planteamientos están unánimemente aceptados, no existe controversia al respecto porque las pruebas son muchas y muy sólidas, hasta el punto que en 2008 Harald Zur hausen recibió el premio Nobel de medicina por haber descubierto la relación entre el virus y el cáncer.

Aunque se han identificado más de un centenar de tipos de HPV, no todos los tipos de virus se asocian con igual intensidad al riesgo de cáncer, ni mucho menos. Según la International Agency Of Research on Cancer (IARC), la entidad que clasifica el riesgo de cáncer de todo tipo de agentes, tan solo una docena de ellos se consideran carcinogénicos (fuente). Y al analizar la influencia de forma individual, se ha comprobado  que la mayor parte de la responsabilidad recae sobre dos de estas variedades de virus, en concreto el VPH-16 y el VPH-18, estando presentes en más de dos tercios de los casos de cáncer de cuello de útero (12)

El proceso que empieza en una infección y evoluciona hacia lesiones de mayor gravedad se vigila y monitoriza observando la aparición y evolución de acumulaciones anormales de células, las neoplasias cervicales intraepiteliales (CIN), que es como se llama al crecimiento anormal y pre-canceroso de células escamosas en el cuello uterino a partir de las infecciones primarias. Estos crecimientos celulares se clasifican en tres grados, en función de su desarrollo y de gravedad: CIN-1, CIN-2 y CIN-3, siendo considerado el primero como leve y el tercero como un carcinoma in situ.












Además, en ocasiones también suelen utilizarse como referencia los VIN (neoplasia intraepitelial vulvar), lesiones del epitelio escamoso de la vulva, mediante una clasificación similar a la de los CIN.

La mayor parte de las veces las infecciones de cualquier tipo de virus VPH son combatidas exitosamente y de forma autónoma por nuestro sistema inmunitario. Se estima que el 70% de los CIN-1 desaparecerán en un año y el 90% en dos años. Y alrededor del 50% de CIN 2 desaparecerán tras dos años sin tratamiento. En el otro extremo, la progresión a CIN-3 se presenta en aproximadamente el 11% de CIN-1 y el 22% de CIN-2. Y la progresión a cáncer invasivo se presenta en aproximadamente 1% de CIN-1, en el 5% en el CIN-2 y al menos en el 12% en CIN-3 (aunque en algunos estudios este valor es mayor, en función del tiempo estudiado y la edad).

A nivel mundial, la prevalencia media del VPH entre mujeres sin patologías oscila entre el 8 y el 20%, con importantes variaciones dependiendo del país y de la edad. Esta prevalencia es máxima en segmentos de edad en las que existe mayor diversidad de pareja y actividad sexual (adolescencia-juventud), entre los 20 y 24 años, ya que estas infecciones se contagian sobre todo mediante relaciones sexuales (estudio).


Prevalencia de cualquier tipo de VPH en EEUU, segmentada por edades (fuente)

En España las estadísticas coinciden con estos rangos (estudio), aunque se considera un país con baja incidencia de este tipo de cáncer:

Prevalencia de cualquier tipo de VPH en España, segmentada por edades (fuente)


Prevalencia de VPH de alto riesgo en España, segmentada por edades (fuente)

Métodos de prevención previos 

El mecanismo más conocido y extendido que se ha utilizado  históricamente en las revisiones ginecológicas para prevenir el cáncer de cuello de útero es el test papanicolau, o "test pap", un proceso en el que se toman muestras y se analizan, a la búsqueda de células anormales que podrían degenerar en cancerosas. Se trata de una prueba con baja sensibilidad (50-60 %) y una alta tasa de falsos negativos (30 %). Sin embargo, es un examen relativamente barato, fácil y simple y contribuye eficazmente al diagnóstico precoz del cáncer del cuello uterino. Se calcula que su uso ha reducido las muertes por este tipo de cáncer en más del 50 %, como podemos ver en esta gráfica del reciente estudio sobre la tendencia del cáncer en el mundo:


Si el resultado del test pap es positivo, posteriormente suele hacerse una colposcopia, proceso en el que las células anormales y cancerosas pueden eliminarse con un procedimiento simple, por cauterización o crioterapia.

Todos los expertos recomiendan seguir utilizando en la actualidad este test y las revisiones ginecológicas periódicas como sistema de prevención, ya que presentan una buena relación eficacia-sencillez-coste y porque ademas las vacunas no protegen contra todos los tipos de virus.

Prevención mediante la vacuna

En la actualidad existen dos vacunas contra el VPH aprobadas, de nombre comercial Cervarix y Gardasil, creadas por las farmacéuticas  GlaxoSmithKline y Merck, respectivamente. Ambas tienen objetivos preventivos, es decir, no curan el virus ni el cáncer de cuello de útero si ya están presentes. Son, por lo tanto, una medida profiláctica.

Ambas vacunas incluyen moléculas específicas (proteínas inactivas) que "preparan" el sistema inmunológico para ser capaz de combatir eficazmente las oncoproteínas del virus cuando lleguen y, en consecuencia, evitar posibles  infecciones posteriores. Evidentemente, de esta forma también se previene la aparición de las neoplasias derivadas de dichas infecciones (ya sean CIN-1, 2 o 3). Para maximizar su eficacia, los fabricantes recomiendan aplicar tres dosis, separadas por cierto espacio de tiempo.

Como la vacuna debe aplicarse antes de que se produzca la infección, se recomienda en niñas y jóvenes que no hayan tenido relaciones sexuales, ya que a estas edades hay muy baja probabilidad de presencia del virus. De cualquier modo, también se puede aplicar posteriormente, hasta los 26 años, porque las mujeres no siempre suelen estar infectadas por todos los tipos de virus.

El Cervarix es una vacuna bivalente, es decir, que está dirigida contra dos de los virus, VPH-16 y 18, los identificados como de más alto riesgo porque se consideran responsables de la mayoría de los cánceres de cuello de útero. Por su parte, Gardasil es tetravalente y además de estar diseñada para proteger contra los virus 16/18, también añade a la lista otros dos tipos, VPH-6 y 11, de menor riesgo que los anteriores.

Destacar que recientemente, la FDA ha aprobado la nonavalente Gardasil-9 , que protege ante la acción de nueve tipos de virus, siendo en la actualidad la de mayor espectro.

Aprobación y eficacia

En la siguiente infografía del Centro para el Control de Enfermedades  norteamericano (CDC) pueden verse los pasos que hay que seguir para aprobar un medicamento de este tipo y controlar su seguridad (fuente) :


Como no puede ser de otra forma, la vacuna ha seguido todos estos pasos y protocolos exigidos para su aprobación, que se resumen en las tres fases que se muestran en la infografía, involucrando a muchos miles de personas.

En el caso de Gardasil, la primera que fue aprobada por la FDA en 2006, incluyó en sus estudios a unos 20.000 pacientes. Los detalles de la aprobación pueden verse en este enlace; y en este otro se puede leer una parte del documento de la FDA que resume los diferentes resultados obtenidos. Por su parte, el Cervarix, fue aprobada en 2009 tras ser testada en varios ensayos en casi 20.000 mujeres. Se pueden ver algunos de los principales detalles en este enlace. Y, finalmente, Merck ha logrado recientemente la aprobación de su vacuna nonavalente Gardasil-9 (enlace), tras incluir en sus ensayos a unas 18.000 mujeres.

Para los más curiosos o los que quieran confirmar algún dato, estas son las publicaciones que describen los detalles de los ensayos originales que se presentaron al proceso de aprobación de Gardasil:
Y estas las publicaciones de los ensayos previos para el Cervarix:
Respecto a la comprobación de la eficacia de la vacuna, la cuestión es algo compleja, como veremos a continuación.

Por un lado, el objetivo final es la prevención del cáncer invasivo, una enfermedad muy grave, así que un ensayo de intervención diseñado para medir su aparición no sería aceptado por los comités éticos, ya que no se suele permitir tener a un grupo de pacientes contrayendo patologías muy graves o muriéndose y al otro grupo sin problemas. Por otro lado, los largos periodos de desarrollo de este tipo de cánceres, a menudo décadas, hacen prácticamente inviable práctica y económicamente ensayos hasta ese punto final. Y, de cualquier forma, en este caso, todos los expertos coinciden en que las evidencias sobre la relación entre el desarrollo de las infecciones y las neoplasias posteriores como precursores del cáncer son muy sólidas (sin infecciones y neoplasias no surgen estos tipos de cánceres de cuello de útero invasivo). Por lo tanto, se considera que la prevención de estas neoplasias es una medida altamente eficaz para evitar dicho cáncer, considerando las CIN-1, 2 y 3 un indicador fiable para los ensayos.

En lo que respecta a los resultados, la eficacia que se obtuvo durante los ensayos de aprobación en todos los casos fue muy elevada. Para los casos en los que no existía infección previa, la prevención de infecciones y neoplasias relacionadas con los virus de tratamiento fue cercana al 100%. Evidentemente, cuando en el ensayo se incluía a mujeres que podían tener presencia de alguno de los virus, la eficacia se reducía, ya que en ese caso la prevención pre-infección no era posible.

Este el resumen de los resultados de eficacia de la aprobación da Gardasil (tetravalente) y Cervarix (bivalente) que tuvieron en los ensayos presentados al procesos de aprobación (fuente).


En esta tabla, en las tres columnas, podemos ver tres tipos de resultados relacionados con la eficacia, para dos tipos de indicadores de control: las enfermedades relacionadas con los VPH-objetivo y las enfermedades genitales independientes del tipo de VPH. Voy a explicar lo qué quiere decir cada una de ellas, porque utilizaremos esos términos en varias ocasiones.

El resultado llamado "ATP" es el "Análisis por Protocolo", referido únicamente a los pacientes que siguieron y cumplieron rigurosamente todos los requisitos del ensayo (especialmente recibir las tres dosis recomendadas). El resultado "ITT" (de "Intention To Treat", intención de tratar) se refiere a todos los pacientes aleatorizados inicialmente y que huyan recibido al menos una dosis de la vacuna, aunque no hayan finalizado el ensayo y/o seguido los protocolos. Y el "MITT-naïve" (de "Modified Intention To Treat" o intención de tratar modificada) es la eficacia sobre todas las mujeres que no presentaban previamente presencia del virus, hayan seguido o no el protocolo.

Pues bien, como se puede observar en la tabla, para los tres tipos de resultados, son valores muy elevados. Y que rozan la ausencia total de neoplasias e infecciones si se cumplen los protocolos (grupos ATP).

Tras la aprobación de ambas vacunas, se han seguido realizando ensayos y publicado una cantidad importante de revisiones sistemáticas y metaanálisis sobre su eficacia, incluyendo en cada revisión colectivos de decenas de miles de personas. Son las siguientes, por orden cronológico, incluyendo el resumen de sus resultados finales traducidos del documento original:

Prophylactic vaccination against human papillomavirus infection and disease in women: a systematic review of randomized controlled trials (2007): "la vacunación profilactica contra el VPH se asoció con una reducción en la frecuencia de las lesiones cervicales de alto grado causadas por cepas de VPH enre las personas vacunadas, a en comparación con el grupo de control:(...). La vacunación también fue altamente eficaz en la prevención de otras infecciones y enfermedades  relacionadas con el VPH, incluyendo la infección persistente por VPH, las lesiones de bajo grado y las verrugas genitales".

Efficacy of a quadrivalent prophylactic human papillomavirus (types 6, 11, 16, and 18) L1 virus-like-particle vaccine against high-grade vulval and vaginal lesions: a combined analysis of three randomised clinical trials (2007) "Entre las mujeres sin infección previa de HPV16 o HPV18 tras 1 mes después de las aplicación, la vacuna fue del 100% para ATP contra VIN2-3 o VaIN2 -3 asociado con HPV16 o HPV18. Respecto a ITT la eficacia de la vacuna contra VIN2-3 o VaIN2-3 asociado con HPV16 o HPV18 fue del 71% . La vacuna fue además eficaz en un 49% de los casos contra todo VIN2-3 o VaIN2-3, independientemente de si se detectó o no ADN del VPH en la lesión".

HPV vaccine efficacy in preventing persistent cervical HPV infection: a systematic review and meta-analysis (2007): "Incluyendo solo los estudios sobre vacunas bivalentes y tetravalentes, se obtuvo un RR (riesgo relativo) de 0,13 para infecciones del VPH-16 y un RR de 0,22  para infecciones VPH-18 (...) La eficacia de la vacuna contra el VPH para prevenir la infección persistente es alta..."

A pooled analysis of continued prophylactic efficacy of quadrivalent human papillomavirus (Types 6/11/16/18) vaccine against high-grade cervical and external genital lesions (2009) "La eficacia de la vacuna para lesiones cervicales de alto grado relacionadas con el VPH 6/18/11/16 / en poblaciones ATP e ITT fue del 98,2%  y 51.5 %, respectivamente. La eficacia de la vacuna para lesiones de alto grado vulvares y vaginales para ATP e IIT fue de 100,0% y 79,0%, respectivamente."

Efficacy of human papillomavirus vaccines: a systematic quantitative review (2009). "Las vacunas bivalentes y cuatrivalentes redujeron significativamente la tasa de lesiones en el cuello uterino, vulva, vagina y región anogenital, con una eficacia del 93% y 62%  respectivamente de acuerdo a criterios ITT."

- Impact of human papillomavirus (HPV)-6/11/16/18 vaccine on all HPV-associated genital diseases in young women (2010) "En la población sin infección previa de ninguno de los 14 tipos de VPH, la vacunación fue hasta 100% efectiva en la reducción del riesgo de cuello uterino relacionado con el 18 HPV16 / de alto grado, la vulva, y las lesiones vaginales y verrugas genitales relacionadas con el 11 de HPV6 /. Para ITT, la vacunación también redujo significativamente el riesgo de cualquier lesión cervical de alto grado (19,0%), lesiones vulvares y vaginales (50,7%), verrugas genitales (62,0%), anomalías de Papanicolaou (11,3%) y terapia definitiva cervical (23,0%), independientemente del tipo de VPH causal".

Efficacy and safety of prophylactic vaccines against cervical HPV infection and diseases among women: a systematic review & meta-analysis (2011) "Globalmente, la vacuna fue altamente eficaz contra infecciones persistentes de 6 meses con el VPH 16 y 18, tanto en la cohorte ATP como las cohortes ITT. El efecto profiláctico fue limitado contra CIN2 o más e infecciones persistentes de 6 meses asociados con otros tipos de VPH no vacunados."

Efficacy and safety of human papilloma virus vaccine in cervical cancer prevention: systematic review and meta-analysis (2012): "Entre las mujeres vacunadas, el riesgo relativo (RR) de lesiones CIN2 o superior en desarrollo fue 0,45 para el VPH-16, 0,14 para el VPH-18, y 0,79 para los serotipos oncogénicos no incluido en las vacunas 31/33/45/52/58".

- Efficacy of commercially available vaccines against HPV infection in women: a systematic review and meta-analysis (2013): "Las vacunas reducen el riesgo de lesiones precursoras de cáncer cervical, presentando una eficacia del 97% para CIN 2 y el 96%  para CIN 3, para ATP . Las eficacias en el ITT fue menor: 63% y 42%  respectivamente"

Cross-protective efficacy of two human papillomavirus vaccines: a systematic review and meta-analysis (2012). En esta revisión se analizó la protección ante virus diferentes a los VPH-objetivo (eficacia cruzada), concluyendo que las vacunas también protegen ante virus diferentes a los suyos, con protecciones oscilaban entre el 7 y el 100%, dependiendo del tipo de virus.

Todos estas revisiones y resultados llevan a pensar que, con mucha probabilidad, la vacuna ayudará a reducir la incidencia y mortalidad del cáncer de cuello de útero. Pero es cierto que, por el momento, es un resultado final pendiente de cuantificar, ya que los resultados que conocemos son muy eficaces pero intermedios.

Sin duda durante los próximos años sabremos hasta qué punto llega su aportación.

Duración de la protección a largo plazo

Como acabo de decir, al igual que ocurre con todos los medicamentos de esta naturaleza - preventivos y para el largo plazo - su efectividad en periodos de tiempo muy amplios deberá ser confirmada con los años. Sin embargo, hoy en día no hay razones objetivas (ni mecanismos probados)  para pensar que pueda ocurrir una disminución significativa. Como se puede comprobar en esta tabla del metaanálisis más reciente, las revisiones incluyen ensayos que han analizado la eficacia tras una cantidad significativa de tiempo, que llega hasta los cinco años, sin que se detecte una disminución de la eficacia significativa.

Además, hay publicaciones recientes de ensayos que han estudiado la inmunidad en periodos más largos. Son los siguientes, agrupados por la cantidad de tiempo tras la vacunación que han estudiado:

- Tras 6 años de la vacunación: "Long-term immunogenicity and safety of the HPV-16/18 AS04-adjuvanted vaccine in 10- to 14-year-old girls: open 6-year follow-up of an initial observer-blinded, randomized trial" (2014) y Persistence of immune responses to the HPV-16/18 AS04-adjuvanted vaccine in women aged 15-55 years and first-time modelling of antibody responses in mature women: results from an open-label 6-year follow-up study (2015).

- Tras 8 años de la vacunación: Long-term study of a quadrivalent human papillomavirus vaccine (2014).

- Tras 9 años de la vacunación: Sustained efficacy, immunogenicity, and safety of the HPV-16/18 AS04-adjuvanted vaccine: final analysis of a long-term follow-up study up to 9.4 years post-vaccination (2014)

Todos ellos concluyen que se mantiene la elevada presencia de anticuerpos contra el virus y, por lo tanto, la inmunidad.

También en la revisión 2014 sobre este tema "Long-term efficacy and safety of human papillomavirus vaccination", se llega a la misma conclusión: "La vacuna sigue siendo inmunogénica y bien tolerada hasta 9 años después de la vacunación"

Además, ya empieza a haber publicaciones analizando los datos observacionales a largo plazo de la población norteamericana tras la vacunación (2008-2012), sobre la incidencia de las lesiones precancerosas CIN2 y superiores. Dichos datos muestran una importante reducción de las mismas, especialmente entre las mujeres más jóvenes, es decir, entre aquellas que se vacunaron con menor probabilidad de estar infectadas por el virus, como puede leerse en los siguientes estudios de 2015:



Seguridad y efectos adversos

La mejor forma de conocer los efectos secundarios de un medicamento es mediante los ensayos aleatorios doble ciego. En este tipo de ensayos los pacientes se dividen en dos grupos aleatoriamente y se les administra el tratamiento o un placebo, sin que ellos ni el médico sepan en cual de los grupos están. Si el medicamento realmente provoca efectos negativos, el grupo que lo recibe presentará más y diferentes efectos secundarios que el que se la ha administrado placebo.

Evidentemente, en los ensayos de aprobación se controló este aspecto. Y, como puede leerse por ejemplo en el documento de aprobación del Gerdasil (en el que se incluyó a unas 20.000 personas), no hubo diferencias clínicamente significativas entre ambos grupos, el de intervención y el de control.

Evidentemente, el análisis de la seguridad no acabó con la aprobación. Por un lado, se siguen realizando ensayos y comparando las diferencias en efectos adversos a más largo plazo. Así se lo exigen las autoridades sanitarias a los fabricantes. En este sentido, varias de las revisiones y metaanálisis mencionados en el apartado anterior sobre la eficacia han analizado también la seguridad comparando los efectos adversos del grupo de de personas vacunadas y de grupo de control (placebo) (123). En ninguna se detectan diferencias clínicamente significativas entre ambos grupos.

Además, durante los últimos años se han publicado unas cuantas revisiones sistemáticas de los ensayos que se han ido realizando con decenas de miles de personas analizando específicamente la seguridad y los efectos secundarios . Esta son las más relevantes, incluyendo sus resultados:

Safety of human papillomavirus (HPV)-16/18 AS04-adjuvanted vaccine for cervical cancer prevention: a pooled analysis of 11 clinical trials (2009): "No se observaron diferencias clínicamente relevantes entre los grupos de control y los vacunados de VPH-16/18 en la tasas de eventos adversos graves (2,8% frente a 3,1%), condiciones significativas médicas (19,4% frente a 21,4%), nuevas apariciones de enfermedades crónicas (1,7% en ambos grupos) ni nuevas apariciones de enfermedades autoinmunes (0,4% versus 0,3%). Del mismo modo, no se observaron diferencias en los resultados del embarazo o las tasas de abandono debido a eventos adversos o reacciones adversas graves entre los grupos

Safety of human papillomavirus (HPV) vaccines: a review of the international experience so far (2009): "(...) coincidimos con los órganos consultivos internacionales en que ambas vacunas contra el VPH son seguras, eficaces y de gran importancia para la salud de la mujer".

- Clinical trial and post-licensure safety profile of a prophylactic human papillomavirus (types 6, 11, 16, and 18) l1 virus-like particle vaccine (2010): "La vacunación contra el VPH-6/11/16/18 se asoció con más dolor en el lugar de inyección que el placebo, pero la incidencia de eventos adversos sistémicos similares y graves y nuevas condiciones médicas potencialmente consistentes con los fenómenos autoinmunes fueron similares en ambos grupos. En base en la revisión de la información de seguridad posterior a la aprobación, los beneficios de la vacunación para prevenir la mayoría de las lesiones precancerosas del aparato genital y el cáncer siguen siendo muy superiores a sus riesgos

- Safety of human papillomavirus vaccines: a review (2013): "Las reacciones sistémicas han sido generalmente leves y limitadas. Después de la vacunación se han producido desmayos, pero pueden ser evitado con la atención adecuada. Los eventos graves adversos, como la anafilaxia, son raros, y aunque no se recomienda su uso durante el embarazo, los resultados del embarazo anormal después de la administración inadvertida no parecen estar asociados con la vacunación. (...):los estudios sobre la aparición de enfermedades crónicas y autoinmunes bien diseñados no muestran asociación entre la vacuna contra el VPH y tales condiciones"

Post-licensure safety surveillance for human papillomavirus-16/18-AS04-adjuvanted vaccine: more than 4 years of experience (2014): "El perfil de seguridad parece ser consistente con los datos presentados para la aprobación d e la vacuna del VPH-16/18, presentando un perfil de riesgo-beneficio aceptable en las niñas y mujeres adolescentes".

Pooled analysis of large and long-term safety data from the human papillomavirus-16/18-AS04-adjuvanted vaccine clinical trial programme (2014): "El análisis de los datos de seguridad derivados de 57 580 sujetos y 96 704 dosis de VPH-16 y 18  muestra que la incidencia y la distribución de los efectos adversos fueron similares entre el grupo receptor y el de control. No se identificaron nuevas señales de seguridad. Los datos confirman hallazgos anteriores de que el VPH-16/18-vacuna tiene un perfil de riesgo-beneficio aceptable en las adolescentes y mujeres adultas."

Immunogenicity and safety of the human papillomavirus vaccine in patients with autoimmune diseases: A systematic review (2015). En esta revisión específica dela seguridad para personas con enfermedades autoin munes se concluyó que "Los resultados de nuestra revisión sugieren que las vacunas contra el VPH son eficaces y seguras en la mayoría de los pacientes afectados por enfermedades autoinmunes".

Safety of human papillomavirus vaccines: a review (2015): "En base de los últimos datos científicos, las vacunas contra el VPH parecen seguras. Sin embargo, la preocupación del público y los rumores acerca de los eventos adversos (EA) representan una barrera importante para superar poder aumentar la cobertura de vacunación."

Como se puede comprobar, todas ellas concluyen que no hay riesgos importantes y que los beneficios son bastante superiores a los posibles efectos adversos.

Por internet se pueden leer  hipótesis y argumentos sobre el riesgo de otros posibles efectos secundarios a largo plazo, como por ejemplo el posible refuerzo de algunos virus como respuesta a la eliminación de otros o la posibilidad de debilitamiento del sistema inmunitario, entre otras. Ninguna de ellas tiene soporte científico y ni siquiera hay indicios razonables de que puedan llegar a ocurrir en algún momento.

Testimonios de efectos secundarios

A pesar de lo que dicen los ensayos, en internet es fácil encontrar información sobre graves efectos secundarios, basada en testimonios que describen situaciones realmente dramáticas. Al hablar de vacunas estos testimonios suelen ser de niños, lo cual los hace aún más impresionantes. Por otro lado, algunos medios de comunicación suelen publicar titulares sensacionalistas desde esta misma perspectiva..

Hay que decir con firmeza que toda esta información es engañosa y lo único que hace es aumentar la confusión. Los testimonios solo consiguen impulsarnos a hacer valoraciones basadas en las emociones, obviando la lógica y el razonamiento.

Por ejemplo, existen muchos testimonios igual o más escalofriantes relacionados con niños y jóvenes afectados por otros temas mucho más cotidianos: accidentes de tráfico, caídas, ahogamientos o lesiones medulares en playas y piscinas. Todos estos son accidentes que estadísticamente ocurren con mucha más frecuencia que los efectos secundarios de las vacunas (fuente). ¿Dejamos entonces de montar a nuestros hijos en el coche, les prohibimos jugar, no les llevamos a la playa o a la piscina? Evidentemente no, porque la probabilidad sigue siendo muy baja y porque los beneficios (una vida normal y satisfactoria) compensan a tan bajo riesgo.

Hay que tener claro que cualquier intervención médica, sea cual sea, puede tener efectos adversos, desde tomar una pastilla hasta someterse a una operación. Algunas son más probables, otras menos, pero la posibilidad existe. Con todas ellas, incluidos los programas de vacunación, la valoración se debe hacer analizando beneficios y riesgos. Y, como hemos visto, no existen evidencias para pensar que la vacuna sea excepcionalmente peligrosa.

Es normal que existan personas que piensen que la vacuna les ha hecho algún mal. Al ser un tratamiento del que se han distribuido cerda de doscientos millones de dosis en más de 100 países, por pura probabilidad, es seguro que unas cuantos receptores enfermarán (incluso gravemente) o fallecerán en algún momento posterior a su aplicación. Y es absolutamente comprensible que, en la búsqueda de una causa para esa dolorosa situación, las personas y sus familias se inclinen por culpar a las vacunas. Es lo que ocurre con algunos padres que están convencidos de que el autismo de su hijo se debe a la vacunación, a pesar de que numerosos estudios no hayan encontrado ni un solo indicio de esa causa-efecto y de que se haya comprobado que uno de los principales impulsores de esta idea era un estafador. El problema es que los primeros síntomas del autismo, que dependen del nivel de desarrollo del cerebro, coinciden en el tiempo con la edad de administración de vacunas. Y para unos padres es muy difícil aceptar que un niño que parecía normal empiece a acumular problemas sin razón aparente. Como digo, son situaciones muy delicadas y hay que ser comprensivos, apoyando a las personas afectadas y ayudándoles en su sufrimiento. Pero también situarlas en su contexto.

La única forma rigurosa de evaluar epidemiológicamente estos testimonios es desde una perspectiva global, haciendo una vigilancia masiva de los eventos adversos. Para ello las autoridades sanitarias disponen de sistemas de vigilancia específicos para las vacunas tras su aprobación. La siguiente infografía del  CDC lo explica visualmente:



Como se puede observar, existen varios mecanismos y para entender mejor cómo funcionan y lo que realmente hacen, a continuación vamos a conocer lo que ha ocurrido de acuerdo a los datos que reportan las personas vacunadas de VPH en EEUU durante los últimos años, basándonos en datos y hechos objetivos recogidos por estos sistemas.

El CDC y la FDA crearon VAERS en 1990  (fuente), un sistema nacional de notificación que recopila los reportes de proveedores y pacientes - cualquiera puede entrar y dejar su testimonio en la plataforma online - relativos a los eventos adversos comunes que se producen después de la vacunación. Este sistema no está diseñado para determinar si un evento adverso ha sido causado por una vacuna, pero sí para identificar señales o tendencias que puedan merecer mayor estudio.

Desde junio de 2006 y marzo de 2014, se distribuyeron aproximadamente 67 millones de dosis de Gardasil Tetravalente en los Estados Unidos y VAERS recibió un total de 25.063 notificaciones de eventos adversos (22.867 en mujeres y 2.196 hombres) después de la recepción de esta vacuna (fuente). Las notificaciones entre las mujeres alcanzaron su punto máximo en 2008 y disminuyeron posteriormente cada año (fuente). La proporción de notificaciones a VAERS que fueron clasificadas como graves (es decir, las de incapacidad permanente, hospitalización, enfermedades graves o muerte) alcanzaron su punto máximo en 2009 (12,8%) y luego disminuyeron a 7,4% en 2013. Del total de notificaciones, el 92.4% fueron clasificadas como no graves. Entre los eventos adversos no graves, los síntomas más comúnmente notificados en mujeres fueron el síncope (desmayo), mareos, náuseas, dolor de cabeza y fiebre; en los hombres fueron mareos, síncope, palidez, dolor de cabeza y pérdida del conocimiento. En general, los síntomas locales más frecuentes fueron dolor en el lugar de la inyección y enrojecimiento. Entre el 7,6% del total de informes clasificados como graves, los síntomas mas frecuentes fueron el dolor de cabeza, náuseas, vómitos y fiebre.  Todos estos datos son coincidentes con los datos de los ensayos clínicos previos a la aprobación y con el resumen de 2009 publicado tras los primeros 2,5 años (fuente).

Tras la aprobación, desde junio de 2006 a marzo 2014, se presentaron un total de 96 notificaciones de muerte tras recibir la vacuna. De ellos solo 47 pudieron confirmarse mediante certificados de defunción, informe de la autopsia u otra documentación médica. Las causas certificadas incluían la meningitis bacteriana, la miocarditis viral, la embolia pulmonar, la cetoacidosis diabética y trastornos convulsivos. La revisión detallada por funcionarios médicos del CDC y la FDA de todas las notificaciones de muerte no identificó ningún patrón de ocurrencia con respecto al tiempo después de la vacunación, el número de dosis de vacuna, la combinación de vacunas administrada o el diagnóstico de muerte que sugeriría una asociación causal con la vacuna.

Por otro lado, además de VAERS, existe otro mecanismo de vigilancia observacional para los eventos adversos. Se llama VSD, y es una colaboración entre el CDC y nueve organizaciones de salud para la vigilancia activa y la investigación cuya función es llevar a cabo evaluaciones de eventos específicos que podrían estar asociados con la vacunación. Pues bien, en el marco de esta iniciativa se analizaron datos del periodo 2006 a 2009 después de más de 600.000 dosis de vacuna tetravalente administrada a mujeres, sin que se observara un aumento de riesgo estadísticamente significativo para ninguno de los indicadores especificados: síndrome de Guillain-Barré, evento cerebrovascular, tromboembolismo venoso, apendicitis, convulsiones, síncope, reacciones alérgicas y anafilaxia (fuente).

En lo que respecta a otros países, unos días antes de escribir este post (gracias a Carlos F. Oropesa por la información), el departamento de salud australiano publicó un documento sobre los resultados de seguimiento de los eventos adversos del Gardasil en dicho país (fuente). Este es un extracto de la conclusiones finales (texto traducido del documento original):

"Se han distribuido 9 millones de dosis de Gardasil en Australia (...)

No se identificaron problemas de seguridad, ni en hombres ni mujeres. Los tipos y tasas de notificación de eventos adversos después de la inmunización para hombres y mujeres estuvieron en línea con lo que se esperaba en base a lo que se informó en los ensayos clínicos y la información actual proporcionada en la información de producto de Gardasil.

Las notificaciones de eventos hasta 16 de enero de 2015 han sido las siguientes:
  • 615 casos de desmayos 
  • 25 casos de reacción anafiláctica 
  • 32 casos de hipersensibilidad
  • 222 casos de reacción urticarial.
Se ha reportado un elevada cantidad de desmayos, algo esperable ya que en 2013 se preguntó específicamente para recoger y reportar este evento como mejora del programa de vigilancia.

No ha habido informes de muertes asociadas con la vacunación de Gardasil en Australia.(...)"

En relación al gobierno español, la información de vigilancia parece que no es tan accesible, lo único que he encontrado ha sido este comunicado del Ministerio de Sanidad como respuesta a un par de caso de eventos adversos tras la vacuna.

De cualquier forma, a partir de los datos de vigilancia disponibles en EEUU y otros países, no podemos deducir que haya razones para pensar en efectos secundarios especialmente relevantes debidos a la vacuna del VPH. Sin embargo, los más críticos con esta vacuna suelen mencionar con frecuencia que en Japón se ha dejado de aplicar. Siendo rigurosos, en Japón lo que ha ocurrido es que el gobierno ha dejado de recomendarla proactivamente, especialmente por presión mediática y para calmar los ánimos de grupos antivacunas (fuente), pero sigue estando disponible y gratuita. La frase del grupo de trabajo del gobierno japonés fue "La decisión no significa que la vacuna en sí sea problemática desde el punto de vista de la seguridad ", (...), queremos ofrecer la información que puede hacer que las personas se sienten más tranquilas" (fuente). Y la realidad era que la vacuna del VPH presentó más casos adversos que algunas vacunas comunes, pero menos que la vacuna de la encefalitis, que también se incluye en el programa japonés desde hace tiempo (fuente). Posteriormente, diversos estudios y artículos de expertos han valorado negativamente esta decisión gubernamental (1, 2, 3), ya que es un país en el que aunque la incidencia de este tipo de cáncer es baja, tan solo una cuarta parte de las jóvenes se hacen el seguimiento ginecológico necesario y el test Papanicolau.

Coste-beneficio

Si bien los datos muestran que a nivel individual, la relación riesgo-beneficio es prometedora para la vacuna del VPH, la relación coste-beneficio desde una perspectiva de salud pública es probablemente la cuestión sobre la que más controversia podría haber.

Por un lado, como ya he comentado, la incidencia en el mundo del cáncer de cuello de útero es normalmente mayor en los países menos desarrollados (fuente). España en concreto es baja, entre 5 y 15 casos por 100.000 habitantes, dependiendo de la región (fuente). En 2012 se registraron unos 2500 casos de cáncer de este tipo y 850 muertes debidas al mismo (fuente). A modo de comparación, para 2015 la Sociedad Americana contra el Cáncer ha publicado que en EEUU se esperan unos 13.000 nuevos casos de cáncer y unos 4000 fallecimientos por esta causa (fuente).

Por otro lado, debido a su evaluación en base a prevención de neoplasias, todavía no sabemos el porcentaje de cánceres de cuello de útero que realmente se pueden prevenir. La importante reducción de infecciones y neoplasias de los ensayos invitan a ser optimistas, pero podría haber factores que modificasen estas expectativas. Según algunas previsiones, se podría pensar en prevenir casi la totalidad de los cánceres debidos a VPH-16 y 18 y, por lo que indican los ensayos, cierta cantidad de los derivados de otros virus. Considerando también otros factores, como la posible pérdida de eficacia con el tiempo, algunos modelos concluyen que en 50 años se podría evitar entre el 50% y el 75% de los casos de cánceres de este tipo y entre el 25% y el 50% de los fallecimientos en mujeres (fuente). Para el caso de España, hablaríamos aproximadamente de una reducción anual de entre 1000 y 2000 casos de cáncer de útero y 400-600 fallecimientos, así como de los costes sanitarios relacionados. Aunque por otro lado, no parece que a corto plazo la vacuna vaya a servir para reducir los costes de seguimiento habituales, ya que todos los expertos recomiendan mantener el seguimiento ginecológico y el tesp pap. Aunque si la vacuna muestra un alto grado de efectividad, es lógico pensar que estas revisiones podrían reducirse u optimizarse.

Insisto en que todo esto no son más que cálculos basados en modelos y que varían bastante, dependiendo de los estudios,ya que hay bastantes variables con un alto grado de incertidumbre.

Por otro lado, el coste que supone la vacuna es relativamente elevado comparado con otras, su precio al público suele oscilar entre 100 y 150 dólares. Es esperable que este precio se haya reducido sustancialmente cuando los gobiernos han negociado la compra de grandes cantidades con los fabricantes (en España podría rondar los 30 euros por dosis, fuente), pero sigue siendo más elevado comparado con el de otras vacunas, que suele ser de unos pocos euros. Considerando que en España hay que vacunar anualmente a muchas decenas de miles de personas (unas 200.000 si se piensa en el 100%), la cifra final es realmente elevada. Evidentemente, el análisis coste-beneficio final también deberá incluir una evaluación de los recursos económicos sanitarios disponibles en cada país y su distribución, en función de las necesidades específicas prioritarias de cada uno de ellos.

Siguiendo diferentes modelos y aproximaciones, se han realizado estudios coste-beneficio en diversos países y algunas revisiones han aglutinado y recopilado esa información. La mayoría de ellas concluyen con resultados favorables a la vacuna del VPH:
Pero alguna otra no ha llegado a resultados claros ni positivos al realizar este tipo de análisis:
De cualquier forma, revisando estos trabajos se observa un elevado grado de variabilidad, de incertidumbre y de factores muy específicos de cada país. Personalmente, creo que los fabricantes deberán reducir significativamente el precio si quieren conseguir venderla de forma continuada y llegar a otros países, especialmente los menos desarrollados.

En lo que respecta a España, el único trabajo que he encontrado sobre este tema es "Cost-effectiveness of human papillomavirus vaccination and screening in Spain", en el que se hace un análisis de los métodos utilizados para la prevención del cáncer de útero, revisiones, test pap y la vacuna. En sus conclusiones propone diversas opciones de combinación de ambos métodos para conseguir el mejor equilibro y eficiencia.

Críticas en España

La mayor parte de las críticas respecto a esta vacuna suelen referirse a la falta de ensayos,  la poca cantidad de sujetos utilizada, una dudosa eficacia y una extrema peligrosidad. Como he ido exponiendo, los datos no confirman estas afirmaciones. Hay quien incluso acusa a las farmacéuticas de ocultar datos y ensayos, como han hecho en otras ocasiones. Estas sospechas, al menos en este caso, no parecen tener demasiado fundamento, como se explica en artículos como "Poor quality of scientific journalism about the human papillomavirus vaccine: open letter to Colombian news media" (2013). Resulta que los fabricantes han hecho públicos los resultados de todos los estudios, pero por el contrario, muchos de los trabajos sobre el tema financiados con otros mecanismos y por otras entidades no han publicado resultado alguno.

Por otro lado, los detractores más activos suelen decir que existe un amplio movimiento sanitario en contra de la vacuna. Pero lo cierto es que son casos muy aislados.

En España gran parte de la información en contra de esta vacuna y sobre testimonios de afectados proviene del periodista Miguel Jara, que ha escrito un libro con planteamientos muy discutibles sobre el tema y que es socio de una empresa cuya actividad es la de actuar como abogados de afectados por las vacunas. En su web suele enlazar los mismos testimonios repetidas veces y anima con frecuencia a posibles afectados a contratar sus servicios. Basta pinchar en cualquiera de los enlaces que incluye en sus artículos y leer lo que dicen "sus fuentes" para comprobar que sus afirmaciones no se basan en pruebas concretas, sino en textos y opiniones totalmente subjetivas de unas pocas personas, siempre las mismas.

Otra de las referencias antivacuna VPH es el catedrático de salud pública Carlos Álvarez Dardet (al que Jara menciona una y otra vez en sus escritos). Basta leer lo que dice en su petición para la retirada de la vacuna del VPH para comprobar que el texto está lleno de errores de concepto y alarmismo injustificado. Y que incluye una buena cantidad de falacias y afirmaciones sin demostrar o directamente falsas.

El tercer protagonista es Juan Gervás, también muy citado por Jara. Es un médico actualmente jubilado, bastante crítico con diversos aspectos del sistema sanitario y que también arremete contra esta vacuna. Este artículo y este otro son un buen ejemplo de sus planteamientos. En mi opinión estos textos son un popurrí de cherry picking, hipótesis sin demasiadas explicaciones y suposiciones altamente alarmistas.

Hay algunos personajes más en este pequeño grupo crítico, en este caso seguidores sistemáticos de la pseudociencia y vendedores de remedios "alternativos" fraudulentos. En su mayoría son contrarios a cualquier tipo de vacunación y se apuntan a casi cualquier conspiranoia, sea del tipo que sea. El bioquímico Jose Miguel Mulet los menciona en este post sobre el tema y, en mi opinión, cuanto menos publicidad se les dé, mejor, así que no añadiré nada más.

Más lecturas

Además de todos los enlaces y referencias que he ido incluyendo a lo largo del artículo, si alguien quiere profundizar en el conocimiento científico del virus y de la vacuna puede recurrir a las siguientes lecturas:
Por otro lado, si alguien desea leer algo más general y divulgativo sobre las vacunas, recomiendo los siguientes artículos:
Conflicto de interés

Finalizo comentando que aunque por formación universitaria soy químico, nunca he trabajado para empresas químicas, farmacéuticas ni similares, ni recibo ningún tipo de ingreso ni compensación por escribir sobre las vacunas.

Este post lo he escrito por iniciativa propia y por interés personal, ya que tengo dos hijas que próximamente tendrán la edad de vacunación.

3.6.15

El cáncer en el mundo, últimas estadísticas

El objetivo de este post es únicamente el de informaros de que se acaba de publicar un importante estudio con las últimas estadísticas del cáncer en todo el mundo, "The Global Burden of Cancer 2013". Es un impresionante documento (afortunadamente de libre acceso) que muestra la evolución de la incidencia de 28 tipos diferentes de cáncer desde 1990 hasta 2013. Si os interesa el tema, lo mejor es leerlo detenidamente, ya que la cantidad de datos es abrumadora.

A modo de ejemplo, a continuación muestro unos cuantos gráficos incluidos en el estudio con los datos más interesantes y los tipos de cáncer más habituales y conocidos.

11.4.15

"Vendedores de milagros" en Equipo de Investigación de La Sexta

Ayer La Sexta emitió un estupendo reportaje sobre los vendedores de milagros en su programa "Equipo de Investigación". Imprescindible para todo aquel que piense que puede haber remedios milagrosos y para mostrar la realidad de prácticas miserables con la gente más desesperada.

Podéis verlo completo en este enlace o pinchando en la imagen inferior.


Por cierto, es para reflexionar que La Sexta, una TV privada, haga esta buena labor destapando fraudes mientras que la TV pública, la que pagamos todos con nuestros impuestos y cuya función debería ser la de servicio público, acoja y de respaldo a algunas de estas prácticas y a los personajes que las promueven, como se cuenta y detalla en el blog Qué mal puede hacer.

Y una pregunta: ¿Por qué las autoridades no actúan contra personajes como Josep Pamies, que ejercen la medicina ilegal de forma encubierta?

26.3.15

Glifosato y cáncer

Tras el revuelo que ha generado la reciente noticia sobre el glifosato y el cáncer, os traigo una traducción de un artículo que se publicó hace un par de días en Nature, con unas cuantas FAQ sobre el tema y que creo que resume bastante bien la situación:

"El área que investiga el cáncer en la Organización Mundial de la Salud anunció la semana pasada que el glifosato, el herbicida más utilizado en el mundo, es probablemente cancerígeno en humanos. La evaluación, realizada por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) en Lyon, Francia, ha provocado una reacción inmediata por parte de la industria.

El 23 de marzo, Robb Fraley, director de tecnología de la compañía agroquímica Monsanto en St. Louis, Missouri, que vende gran parte de glifosato del mundo, acusó a la IARC de "cherry picking" de datos. "Estamos indignados con esta evaluación", dijo en un comunicado. Nature explica la controversia.

21.1.15

¿Es la acupuntura útil para tratar enfermedades o patologías? Todas las revisiones de Cochrane


Voy a ser muy breve y conciso en este post, porque creo que el enlace que les incluyo a continuación no requiere de más comentarios:

EnlaceACUPUNCTURE: ANCIENT TRADITION MEETS MODERN SCIENCE

Lugar: The Cochrane Library, la iniciativa mundial independiente más importante para la revisión sistemática de estudios médicos para su interpretación en la aplicación clínica.

Tema: Acupuntura.

Número de revisiones: 27, incluyendo cada una de ellas todos los ensayos clínicos aleatorios relevantes sobre cada patología/enfermedad.

Patologías y enfermedades sobre las que se han hecho revisiones: Asma crónica, glaucoma, síndrome del intestino irritable, cefalea tensional, migrañas, esquizofrenia, depresión, dolor de hombro, dolor lateral de codo, electroacupuntura para la artritis reumatoide, artrosis de las articulaciones periféricas, dolor lumbar, trastornos del cuello, nauseas y vómitos por quimioterapia, nauseas y vómitos postoperatorios, parálisis de Bell, síndrome de piernas inquietas, epilepsia, demencia vascular, ictus, disfagia por ictus agudo, insomnio, dependencia a la cocaína, tabaquismo, concepción asistida, inducción al parto y fibromas uterinos.

Resultados: No se han encontrado evidencias suficientemente rigurosas de utilidad clínica en 25 de las 27 revisiones. En el caso de los trastornos de cuello y las migrañas, se han identificado resultados positivos estadísticamente significativos, pero modestos y solo algo superiores a los del placebo.

Pues eso...

16.1.15

Aspirina, enfermedad cardiovascular y cáncer


Los habituales sabéis que en este blog suelo hablar sobre todo de malas prácticas y pseudociencia, con frecuencia relacionadas con las terapias alternativas y temas similares. No por nada en especial, simplemente es un tema que me resulta interesante y hacia al que, poco a poco, han ido virando los posts . Supongo que todos tendemos a especializarnos sobre ciertas cuestiones con el tiempo.

Evidentemente, la pseudociencia o la mala ciencia no solo existen en torno a las terapias alternativas. Allí son masivas, es cierto, pero en la medicina normal también se pueden encontrar malas prácticas. Y, en la medida en la que mi cada día más limitado tiempo me lo permite, no se me caen los anillos por denunciarlas. Lo suelo hacer en el ámbito de la nutrición, como sabéis aquellos que seguís mi otro blog, "Lo que dice la ciencia para adelgazar". Alguno de mis artículos allí publicados en este sentido me ha costado el bloqueo en Twitter por parte de algún reconocido dietista.

Comento todo esto porque esta vez toca dejar tranquilas a las terapias alternativas (aunque no por mucho tiempo, que no se confíen).

Resulta que Darío Rubio me alertó el otro día mediante un tuit sobre un artículo publicado en el diario ABC, en el que se hace referencia a una reunión sobre oncología celebrada en el University College de Londres. Como es esperable, se habló de cáncer y de su prevención,  con ponencias que al parecer fueron bastante entretenidas, hasta el punto que han permitido a ABC extraer este llamativo titular de las mismas: "Ningún menor de 80 años morirá de cáncer en el 2050".

29.12.14

Efectividad de la vacuna para prevenir la gripe, últimos estudios



La vacuna de la gripe es de esas sobre la que hay bastante controversia, ya que a pesar de ser un tratamiento barato, a diferencia de otras en las que los resultados son espectaculares (y que afortunadamente cada vez se incluyen se incluyen más en los programas de vacunación infantil de todo el mundo), su efectividad no siempre ha estado demasiado clara. Como suele ocurrir en medicina, la cuestión es compleja y difícil de resumir en un post, pero he pensado que podría ser interesante recopilar los resultados de los últimos estudios al respecto. Como la investigación es numerosa, he decidido centrarme únicamente en las revisiones realizadas desde la iniciativa Cochrane, que es la referencia mundial en este tipo de trabajos y que suele ser la más objetiva y sistemática. Y que lleva con bastante rigor la actualización de resultados relacionados con la vacuna de la gripe y su capacidad para prevenir la enfermedad.

Pues bien, estas son las últimas revisiones que han realizado los colaboradores de Cochrane, segmentadas por diferentes tipos de población y el resumen de las conclusiones clínicas a las que llegaron en cada una de ellas (que pueden leerse ampliadas y detalladas pinchando en el enlace del estudio correspondiente):

14.12.14

"Cómo autopublicar y vender libros en internet", el libro

Basándome en parte en la serie de artículos que escribí hace algún tiempo sobre el tema y ampliando bastante ese contenido, he escrito un pequeño manual (55 páginas) contando todo lo que sé sobre publicar y vender libros por tu cuenta apoyándote en internet: Cómo autopublicar y vender libros en internet"

Puedes encontrarlo en Amazon en este enlace. Intentaré que esté sin ningún coste el máximo de tiempo que Amazon me deje (la verdad es que no deja mucho) y el resto del tiempo al menor precio posible (0,89 euros). Para empezar, hoy y mañana puedes descargártelo gratis. Y si alguien no puede permitirse esos 0,89, puede pedírmelo y se lo enviaré.

Quiero aclarar que no es el típico libro explicando paso a paso el proceso de publicación, con instrucciones detalladas, para eso hay otras opciones mejores. He preferido hacer un recopilatorio de experiencias y consejos, centrándome en cosas que, en mi opinión, son especialmente importantes y útiles para tener éxito a la hora de escribir y dar a conocer tus libros. 


10.12.14

Curar el cáncer: ¿por qué todavía no lo hemos conseguido?

Al igual que no es fácil explicar por qué por el momento no se ha conseguido solucionar el problema de obesidad, tampoco es nada sencillo explicar por qué no se puede curar el cáncer. Ambos son problemas muy complejos que solventaremos con soluciones complejas.

El cirujano oncológico David Gorski publicó en la web Science Based Medicine un post sobre el tema, precisamente titulado Why haven’t we cured cancer yet? , que he decidido traducir libremente.


"¿Por qué todavía no hemos curado el cáncer? 

Si somos capaces de poner un hombre en la luna, ¿por qué no podemos curar el cáncer? Si hemos conseguido obtener energía del átomo, ¿por qué no podemos curar el cáncer?

¿Cuántas veces has escuchado estas preguntas, o variantes de las mismas? ¿Cuántas veces te has hecho esta pregunta a ti mismo? A veces, incluso yo me hago esta pregunta. El sábado fue el segundo aniversario de la muerte de mi suegra de un tipo particularmente terrible de cáncer de mama, y, a pesar de que soy un cirujano de este tipo de cánceres, todavía me pregunto por qué no había nada en el arsenal de la ciencia de la medicina para evitarle varios meses de decadencia seguidos de una muerte desagradable. Es por eso que, al menos para mí, el momento de la publicación del estudio sobre el genoma del cáncer de próstata en la revista Nature (y que se resume en esta noticia) era particularmente apropiado. Realizado como parte del Proyecto Genoma del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer, el estudio llevó a cabo la secuenciación del genoma completo de siete cánceres de próstata avanzados y agresivos. Los resultados revelaron lo que puede describirse como un "choque de trenes".  Yo lo describiría como si alguien hubiera lanzado una granada en miniatura en el núcleo de una célula epitelial de próstata. En breve entenderás lo que quiero decir.

20.11.14

Valorando la Misión Rosetta

Basta hacer un repaso rápido de la historia de la humanidad, dedicarse a leer los titulares de los periódicos o ver unas cuantas horas seguidas cualquier canal de TV generalista para reconocer que no somos perfectos y que nos queda mucho por hacer. Muchísimo.

Independientemente de las ideas políticas de cada uno y de las diferentes perspectivas de abordar “los cómos”, quiero creer que que si nos ponemos a reflexionar un poco sobre lo que debería caracterizar a nuestra especie, la mayoría coincidiremos bastante. Me refiero a los principios básicos que todos quisiéramos tener,  lo que queremos que nos distinga como seres humanos, lo que esperamos que sea "el viento" que nos impulse hacia nuestro futuro y estructure nuestra existencia.

La verdad es que no conozco ningún estudio o encuesta que haya analizado algo parecido, pero si me lo preguntaran a mí, yo apostaría por dos grandes principios:
  1. El amor y el respeto hacia el resto de personas y de seres vivos.
  2. La curiosidad y las ganas de aprender, de explorar y descubrir cosas nuevas.
Por eso opino que este artículo publicado en El Mundo criticando la Misión Rosetta debe haberlo escrito alguien cuya concepción de la humanidad es bastante diferente a la mía. O que ha tenido muy mal día. Porque no le encuentro otra explicación a hablar así de uno de los proyectos tecnológicos y científicos más complicados y apasionantes de todos los tiempos, el llegar físicamente a un cometa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...