14.7.09

La cumbre del G8, o cómo los ricos nos reímos de los pobres

El economista Juan Torres López escribe lo siguiente en relación a la reciente cumbre del G8 que ha llenado los informativos hace unos días:

¿Cómo podemos sentirnos satisfechos como Berlusconi, o aceptar que se diga que el G8 se ha movilizado contra el hambre, porque se proponga crear un fondo de 20.000 millones de dólares? ¿Cómo no tener en cuenta que esa cantidad es unas 900 veces más pequeña que la que sólo Europa y Estados Unidos han dedicado a rescatar bancos irresponsables cuando no sencillamente corruptos? ¿Se puede considerar que poner esa cifra en tres años significa una verdadera “movilización” contra el hambre cuando cada día mueren entre 25.000 y 30.000 personas de hambre, cuando sólo en 2009 va a haber 100 millones más de personas hambrientas como consecuencia de la crisis económica? ¿Acaso es decente decir que eso es una medida contundente y comprometida, satisfactoria, contra el hambre cuando estamos hablando de una cantidad que es más o menos la misma que en un año malo como 2008 ganaron solo el Banco de Santander y el BBVA? Y lo que es peor, ¿cómo creer que esta vez los países ricos sí van a cumplir sus promesas y que van a movilizar de verdad esos recursos, algo que hasta ahora nunca, nunca, nunca han hecho?

Debería caérsenos la cara de vergüenza.

1 comentario:

danigrafic dijo...

A mi desde que soy consciente de la historia de la humanidad que se me cae la cara de verguenza. E intento vivir pensando solo en las personas, no en las sociedades, como puedo, porque es deprimente y más cuando nunca podremos hacer nada, solo mirar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...