3.7.11

Los errores y falacias del Método Gabriel (1): Los alimentos ecológicos no tienen más nutrientes

Pues no, que no funciona. El Método Gabriel no sirve para adelgazar, a pesar de las buenas sensaciones iniciales. Era demasiado chollo, comer lo que quieras, todo rico, sin agobiarte...Y aunque seguirlo no te hará ningún daño, a diferencia de otros métodos y dietas, unos meses han bastado para comprobar que al menos conmigo no funciona y para descubrir, tras investigar y leer un poco, que se basa en supuestos erróneos, falacias y teorías inconsistentes. Había pensado escribir un artículo recopilando todo ello, pero son tantas cosas, que lo voy a publicar por capítulos. Empiezo:

Jon Gabriel dice que una de las razones por las que los obesos engordan es porque comen más para compensar la escasez de nutrientes que tienen los alimentos actuales  Achaca esta circunstancia a las prácticas intensivas de agricultura y ganadería y recomienda, como solución, comer alimentos ecológicos, ya que según él, aportan los nutrientes necesarios que reducirán nuestro apetito y las ansias de comer.

¿Y qué dice la ciencia? Pues que la premisa inicial es falsa. Si leemos detalladamente el estudio Nutritional quality of organic foods: a systematic review, que analiza los resultados de los artículos y estudios relacionados durante 50 años (desde 1958 a 2008), veremos que la diferencia nutricional entre los alimentos ecológicos y los normales no es demasiado significativa. Más bien parecida. Aunque hay otros estudios que dan alguna ventaja a los ecológicos, las pequeñas diferencias no justifican las recomendaciones de Gabriel.

Después llega la segunda derivada, que también es poco sólida: ¿Comer más nutrientes quita el apetito y ayuda a adelgazar? Pues todavía nadie lo ha demostrado. Da que pensar que no haya ningún estudio al respecto y sería bien fácil de hacer.

Hay científicos, como J.M. Mulet, autor del libro "Los productos naturales ¡vaya timo!"que incluso piensan que los productos ecológicos son demasiado caros, higiénicamente mas inseguros, aportan poco valor añadido y se mueven en una legislación demasiado laxa y poco concreta. Por mi parte, no me disgustan los alimentos ecológicos, aunque me siento un poco extraño cuando los compro, en tiendas rodeado de hierbas milagrosas, productos pseudocientíficos y artículos místicos. Pero es verdad que son caros, y si el beneficio es ínfimo, es para pensárselo...

Así que uno de los pilares del método Gabriel parece poco sólido, por no decir falso: Los alimentos ecológicos no disminuirán tu apetito ni aportarán demasiados beneficios nutricionales. Seguiré en breve con el resto.


Actualización:
He recopilado lo que dicen DE VERDAD las últimas investigaciones y estudios científicos, quizás te interese aprender mediante el libro "Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable". Más información en este enlace.

12 comentarios:

COROMOTO dijo...

Pero no hablas de los beneficios, o al menos no perjuicios, que puede aportar el consumo de alimentos ecológicos al no estar cultivados o tratados con productos químicos para su mejor conservación, crecimiento y aspecto. Un alimento recolectado en su punto óptimo de madurez es mejor (y intuyo que más nutritivo aunque no lo puedo demostrar) a otro que se ha cosechado cuando todavía está verde... Por no hablar de lo que supone comprar alimentos producidos a cientos o miles de kilómetros del lugar de consumo y fuera de temporada...

Centinel dijo...

Coromoto, esos beneficios o no perjuicios, no son tales. La normativa prohíbe algunos productos químicos, pero permite otros, que son los que utilizan. De hecho, la última alerta de los pepinos surgió en un cultivo ecológico, donde la e. coli tiene muchas más posibilidades de campar a sus anchas. Todos son productos químicos, unos supuestamente más naturales que otros. Lo del tomate tienes razón, pero creo que sólo afecta sobre todo a su sabor. Y lo del gasto energético, a mí también a veces me parece un despilfarro y creo que nos empuja a comer siempre lo mismo (en lugar de comer lo que haya en temporada, que nos ayudaría a variar lo que comemos, que es lo bueno), pero tengo mis dudas. Me gustaría hacer el cálculo de la energía que gasta un agricultor ecológico y compararlo con la que se gasta en la agricultura intensiva. A ver si consigo la información...

jam dijo...

No se si verás esto a tiempo. Esta noche (04/07/2011) ponen a las 24,00 horas un reportaje en Antena 3 titulado: La dieta Dunkan o el negocio de adelgazar.
Quizá te interese, no tengo ni idea de si es bueno o malo.
Saludos.

Centinel dijo...

Gracias, recibido. Un poco tarde, a ver si aguanto.
Un saludo.

La Chica de la Dieta dijo...

Oye Centinel, ¿y qué me dices de los productos animales? No estoy de acuerdo en que dé lo mismo comer normal que orgánico, pero sin caer en tú dices y yo digo, hasta donde yo sé sí hay estudios que comprueban las diferencias nutricionales en los productos de origen animal (carnes, aves, huevos, lácteos, etc.), sobre todo en lo que va de la distribución de ácidos grasos.
Peco de no tener a mano los estudios en cuestión, pero me pregunto si te dio chance de mirar sobre eso también...
Saludos!

Centinel dijo...

Hola, chica de la dieta.
Por diversas razones yo también prefiero los animales orgánicos que los "normales". Creo que los animales deben ser tratados dignamente, alimentados adecuadamente y cuidados sin sobreexplotarlos. Pero no tengo datos que demuestren que nutricionalmente los animales orgánicos aporten los beneficios que dice Gabriel, especialmente para tener menos apetito y ayudarte a adelgazar. Y ni él tampoco, creo, por que no los pone en su libro.
Si tú tienes información al respecto será muy bienvenida.
Un saludo.

La Chica de la Dieta dijo...

Bueno, fíjate que he encontrado unos papers que indican que los productos orgánicos sí tienen más nutrientes (antioxidantes y minerales beneficiosos) que los convencionales:
http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/jf020635c
http://pubs.acs.org/doi/full/10.1021/jf904438n
(y las referencias que traen estos).

Además, aquí hay uno en el que se prueba que los niños que consumen productos orgánicos tienen 6 veces menos residuos de pesticidas que los que consumen productos convencionales:
http://web.ebscohost.com/ehost/detail?sid=d8828145-9766-41df-a0ee-22671d89373f%40sessionmgr111&vid=1&hid=122&bdata=JnNpdGU9ZWhvc3QtbGl2ZQ%3d%3d#db=8gh&AN=9535909

Supongo que en estas cosas se encuentra lo que uno busca, ya sea a favor o en contra. En cuanto a los "productos químicos", todos estamos hechos de ellos! se trata es de si son fertilizantes y pesticidas naturales o artificiales, y he allí la gran diferencia (además del cuento de los transgénicos, que es otra historia). Hay quienes dicen que son inocuos (los transgénicos y los químicos artificiales de los productos convencionales), pero supongo que es decisión de cada quien ver si quiere o no introducir en su cuerpo más tóxicos artificiales o no.

Con respecto a los productos de origen animal, encontré rápidamente estos en cuanto al ganado:
http://jas.fass.org/content/78/11/2849.abstract
http://www.nature.com/ejcn/journal/v56/n3/full/1601307a.html

Pero hay muchos otros que prueban que la distribución de ácidos grasos es favorable (para los humanos) en el ganado alimentado por pasto, y desfavorable en el ganado alimentado por grano. En mi opinión, es a eso que se debe toda la historia de "la carne es mala". No es "la carne", es la carne proveniente de la producción tradicional.

También hay muchos estudios que prueban cuestiones equivalentes para el salmón, por ejemplo, con lo de los omega-3 y la astaxantina, entre otras cosas.

Saludos!

Centinel dijo...

Gracias por tus aportaciones, chicadeladieta. Empiezo con los dos enlaces sobre los alimentos orgánicos. Si parece que en ellos se detecta alguna diferencia, pero ambos son unos estudios puntuales, de los que no puedo ver con detalle los resultados (no tengo acceso al texto completo), para ver si sería significativo en una dieta. De hecho, si lees otros estudios que los citan en las referencias de la derecha, verás que también hay algunos otros que dicen que no hay diferencias. Así que hay resultados para todos los gustos, lo cual no dice mucho en favor de las diferencias.
Además, el estudio que yo enlazo en el post revisa decenas de estudios y saca conclusiones genéricas, lo cual me parece más fiable. Si lo lees, verás que una de los aspectos que detecta es que los estudios sobre este tema tienen muy poca fiabilidad ya que metodológicamente tienen muchos errores. Algo que tampoco puedo comprobar en los enlaces que facilitas porque no tengo el acceso.

Sobre el tema de los tóxicos:
Como ese específico estudio que enlazas, es probable que ingiramos más tóxicos de un tipo con la agricultura convencional (ojo, la química es la química, ya sea natural o sintética, hay muchísimos tóxicos "naturalísimos", como el cobre que la agricultura orgánica permite como fungicida, por ejemplo). Pero de ahí a que nos ayude a adelgazar hay un trecho. El próximo post criticando a Gabriel será sobre eso, los tóxicos y el sobrepeso.

Y lo mismo con la carne. en los estudios que envías parece que el perfil de grasas mejora alimentando al ganado con hierba, pero de ahí a decir que comiendo carne ecológica nos va a ayudar a delgazar hay un abismo. Por no hablar de las ventajas nutricionales que tiene algunos tipos de alimentos como el pescado azul, son irrefutables. Pero independientemente de su ecologismo.

Insisto, comparto bastantes de los principios de los alimentos orgánicos o ecológicos. No me gusta el exceso de productos químicos ni el maltrato o la sobreexplotación de los animales. Pero para relacionarlo, como lo hace Gabriel con ideas para perder peso, hacen falta muchas más evidencias y pruebas. Si no, se convierten en buenos consejos pero poco efectivos.
Un saludo.

La Chica de la Dieta dijo...

Bueno, justamente estamos de acuerdo en lo de los estudios, mi punto es que de lo que quieras conseguir vas a encontrar: yo a favor de los cultivos orgánicos, tú en contra (o en una posición neutra). Al final la decisión es más emocional que otra cosa.

Y de la relación entre el perfil de grasas (incluído el de los pescados azules) y adelgazar sí que la hay. Muchos estudios comprueban que una dieta en la que hay una buena relación omega-6/omega-3 ayuda a adelgazar, particularmente la grasa abdominal.

Creo que no nos vamos a cambiar nuestros modos de pensar y no es esa mi intención, sino simplemente relativizar un poco las cosas. Que a ti no te sirvió Gabriel vale, incluso diría que es en gran parte porque lo hiciste con reservas, y en esto creo que la mente juega un papel importantísimo. Pero que a ti no te sirvió no significa que el método no funcione. Sí, te centras en la validez (o, mejor, invalidez) científica de sus supuestos, pero lo que quería mostrar es que eso está también tintado del ojo del observador: si quieres encontrarle las fallas, lo harás.

Por cierto, lamento que no tengas acceso a los papers, pero bueno, como dije al comienzo, da un poco igual pues con seguridad encontrarás otro estudio que diga lo contrario.

Yo, personalmente, prefiero dejar al lado mi formación y elijo creer que ahora me estoy alimentando mejor y que es gracias a eso que adelgacé. Mejor sin toxinas que sin ellas, sean o no responsables de mi adelgazamiento (y el de muchos otros). Por cierto, aquí te dejo un enlace que acabo de recibir, donde hablan de un estudio en el que comprobaron que un mayor nivel de toxinas se asocia con mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_113909.html

A ver si tu ojo científico considera o no que es significativo el resultado, para mí lo es :)

Un gran saludo y gracias siempre por estas discusiones que se me hacen muy sabrosas!

Centinel dijo...

El intercambio de opiniones y puntos de vista contigo es para mí siempre enriquecedor en el fondo y magnífico en las formas.
Un cordial saludo y gracias de nuevo por tus aportaciones.

Clarabella dijo...

Qué grato es leer este tipo de comentarios entre personas que se documentan y discuten sus diferentes puntos de vista. Yo apenas acabo de descubrir el Método Gabriel y estoy buscando mas información al respecto, pero he quedado gratamente informada con la discusión que se dió entre Centinel y la chica de la dieta. Les felicito porque ha sido enriquecedor y divertido leerles. Gracias

Susana Rodriguez dijo...

Hola a todos. yo tengo que debatir este post ya que desde que me puse manos a la obra con el libro y los cds he perdido 53 kilos en menos de un año. Tenia obesidad y ahora estoy en mi normo peso de 55 kilos para mi altura. Creo que depende del compromiso que te haces a ti mismo de seguirlo al pie de la letra. el primer mes no perdi nada pero no tiré la toalla. le estare eternamente agradecida a este hombre, me hice analisis y ahora todo lo tengo bien. Me considero una persona normal y sana, algo que antes no era. un saludo, siento que usted no le funcionara