5.4.11

El Método Gabriel, crítica y resumen. ¿Ciencia o sugestión?

Se acerca el verano y, como cada año, llegan nuevas dietas. Parece que en esta ocasión les toca a La Dieta Dukan y al Método Gabriel, y ya que uno es “aficionado” a estas modas (no por gusto), los libros correspondientes han pasado por mi mesilla (metafóricamente hablando). Y tras mi mesilla, como podréis imaginar, llegan al blog.
La primera es una dieta diseñada por el nutricionista francés Pierre Dukan y ha convertido en besteller su libro (de curiosa redacción) “No consigo adelgazar”. Es una dieta basada en proteínas, baja en carbohidratos y grasas con cuatro fases diferenciadas, al estilo Atkins o Montignac. En mi opinión, creo que es difícil y dura de seguir, aunque la comentaré en otra ocasión. La asociación de dietistas-nutricionistas, como suele hacer con todas las dietas de moda, ya le ha dado estopa en este comunicado.
A la que le voy a dedicar este post es a la segunda propuesta, la de Jon Gabriel. Y empezaré por su famosa foto de antes-después, que puedes encontrar por millones de sitios en internet:

¿Impresionante verdad? Y parece que sin Photoshop ni nada. Bueno, está claro que la tarjeta de visita del método es esa foto. Metámonos en harina, que el tema da para rato. Gabriel insiste en que su método no es una dieta. Es cierto. Lo que plantea es un estilo de vida centrado en  perder peso, pero nutricionalmente lo único que da son consejos muy genéricos. 
Los principios en los que se basa son los siguientes:
  • El autor utiliza la analogía de los programas FAT, que le impulsan a “querer estar gordo”. Diseñado en la prehistoria para acumular energía en momentos de escasez, interpreta diferentes circunstancias o factores habituales en la vida moderna como tales momentos de necesidad y piensa que lo mejor  para nuestra supervivencia es eso, comer y acumular grasas.
  • El primero de estos factores actuales culpables de activar los FAT, es el stress emocional o psíquico. Falta de afecto, inseguridad, problemas laborales, problemas de pareja, miedo, falta de autoestima.
  • El segundo factor es la falta de nutrientes. Aunque comamos en exceso, nuestro cuerpo sigue pidiéndonos más comida porque la calidad de los alimentos es escasa y no nos aportan todos los nutrientes necesarios.
  • El tercer  factor son otras carencias físicas: El sedentarismo, la falta de sueño, la deshidratación, la falta de luz y otros entornos que son también tóxicos, todo ello activa los FAT.
  • Y el cuarto factor son las toxinas. Según Gabriel, nuestro cuerpo usa la grasa y la acumula para protegerse de ellas .
Para combatir estos factores de activación de los FAT, los instrumentos que propone el método Gabriel son los siguientes:
  • Practicar la meditación (él lo llama SMART) utilizando la visualización y pensamientos positivos. Para ello aporta unas ideas básicas, un método sencillo de relajación y una grabación que hay que escuchar a diario durante un tiempo. Según su teoría, las imágenes de las visualizaciones son el mecanismo para comunicarse con nuestro cerebro animal.
  • Introducir obligatoriamente nutrientes necesarios en nuestra dieta: Proteínas, vitaminas, grasas y aceites esenciales y carbohidratos buenos, probióticos, azúcares esenciales … comer menos comida procesada y más ecológica.  Y quitar los malos: Carbohidratos refinados, grasas saturadas,  etc. Eso sí, no habla de cantidades máximas ni de limitaciones, ya que según él, al introducir nutrientes nuestro cuerpo dejará de “tener hambre” de los mismos y el  apetito se regulará adecuadamente.  
  • Beber mucha agua, pasear, tomar el sol, dormir bien, descansar de vez en cuando… consejos universales, vamos.
  • Eliminar las sustancias tóxicas de nuestra dieta. Medicamentos, aditivos, edulcorantes…
  • El ejercicio, aunque no es obligatorio en el método, se recomienda  fervientemente El que se aconseja no es uno intensivo dirigido a quemar calorías (se alerta del peligro del sobre-entrenamiento), sino uno que se parezca a la idea de “huir de un depredador”: Corto , estresante y que empuje al cuerpo a querer estar delgado (desactivar la FAT) para poder correr y sobrevivir.
Destacar que durante todo el libro, según vamos leyendo y profundizando en estos aspectos, la técnica psicológica de visualización se prescribe continuamente: Para ver nuestro cuerpo deseado, para evitar los alimentos dañinos, para relajarnos, para “animar” el ejercicio que hacemos, … Por otro lado, aunque sin duda el testimonio más impactantes es el del propio autor,  como en todos los libros para adelgazar encontrarás muchos otros testimonios. Nada que no hayamos visto en otros métodos.

MI OPINION: Buenos consejos, poca ciencia
Jon Gabriel llevó su sobrepeso a límites extremos y cuando finalmente vivió una experiencia reveladora y traumática relacionada con el atentado del 11S, su perspectiva sobre la vida cambió. Eso hizo que lo cambiara todo: Su país, su trabajo, su forma de vida y, por supuesto, su dieta. Conozco varias personas que han pasado por algo similar (aunque menos extremo), y que también, como consecuencia de esos cambios de paradigma,  adelgazaron de forma brutal. Y años después su vida es mucho más satisfactoria y mantienen el peso bajo.
Lo que quiero decir es que en ocasiones la sugestión y la determinación mental son más fuertes que cualquier otra cosa y dan lugar a estos impresionantes cambios. Depende del punto al que hayas llegado y si aparece algo o alguien especial, traumático, sorprendente, que te hace cambiar el chip. No dudo que Jon Gabriel cambió su vida, al igual que sus testimonios. Ni que sus consejos sean saludables, después de todo su método no describe más que lo que desde siempre se ha llamado “una vida sana”. La cuestión es si ese método, basado en suplementos alimenticios, añadir nutrientes y alimentos ecológicos, cambiar hábitos y, sobre todo, utilizar la visualización y la meditación, es capaz de motivar a una amplia proporción de obesos para que se mantenga delgado. Es decir, si realmente “es un método” que consigue resultados de forma sistemática. Está por demostrar.

Una de las formas de dar prestigio y rigor a una dieta es soportarla en principios científicos. Jon Gabriel lo intenta, pero en esto fracasa estrepitosamente. El primer guiño equivocado lo encontramos en su web, cuando se autocalifica como “investigador en bioquímica”. Al profundizar en este dato, vemos que lo único que Gabriel hizo hace años fue leer estudios y libros sobre metabolismo durante un tiempo, por su cuenta, además de acudir a un curso de bioquímica. No creo que eso sea como para considerarle investigador en bioquímica, sinceramente. Y su título oficial habla de ciencias económicas.
Aumentan las suspicacias cuando profundizamos en las referencias bibliográficas que aporta con profusión a lo largo del libro. Algunas son para confirmar aspectos ya conocidos hace tiempo del metabolismo, otras no son estudios rigurosos sino artículos diversos, y muchas son estudios muy primarios y en fases experimentales de los que poco se puede concluir: Realizados con ratas, en condiciones de laboratorio, poco representativas, con experimentos de fases muy inmaduras… Sin embargo Gabriel parece extraer de cada uno de ellos un teorema directo y aplicable a su método. Me parece que a eso en ciencia se le llama "buscar sólo los indicios que confirmen mi teoría”.
Algunos patinazos pseudocientíficos o místicos presentes en el texto tampoco son baladí a la hora de evaluar su rigor. Estos son algunos de ellos.
  • Referencias a los efectos nocivos de la radiación electromagnética y a la capacidad de las células grasas de absorberla (evidentemente, sin aportar ni una sola evidencia).
  • Uso de conceptos no demostrados del tipo "bloqueo de canales de energía" o "energía vital de alimentos".
  • Citas de teorías del místico Deepak Chopra y alabanzas de médicos de “medicina holística “ (es decir, pseudomedicina).
  • Nos aconseja “pedir ayuda y guía a un poder superior para bajar de peso y en la vida” (a gusto de tus  creencias).
El mejor ejemplo de desbarajuste científico está en el final del libro, la parte pretendidamente más técnica, en el capítulo en el que se dedica a explicar la supuesta ciencia que hay detrás de su principio de los “programas FAT” y por qué se activan o desactivan . Esta es su argumentación:
  • Gabriel basa toda su explicación científica en la existencia de “programas FAT” que se activan y nos impulsan a tener hambre y comer.
  • Para explicar esta activación, nos dice que el hambre depende del nivel y sensibilidad a la leptina (¿en qué quedamos, programas FAT o simple leptina?)
  • Diversos indicadores tales como cortisol alto, resistencia a la insulina, triglicéridos altos y citoquina proinflamatorias pueden estar relacionados con la resistencia a la leptina.
Pero a la hora de justificar todo esto, es decir, de cerrar el círculo y relacionar todo de lo que habla anteriormente (estrés, meditación, alimentos ecológicos, tóxicos, radiación, sed, etc.) con estos aspectos bioquímicos, los estudios rigurosos y fiables brillan por su ausencia. De nuevo se queda en referencias a experimentos con ratas y ensayos muy "de laboratorio".
También durante la lectura me han surgido algunas cuestiones que necesitarían aclaración: Si la falta de nutrientes y el estrés emocional nos hacen engordar, ¿qué hay de todos esos delgados, siempre estresados y agobiados y que se alimentan de pena? Conozco unos cuantos. 
Como resumen, confirmo que, como dice su autor, el Método Gabriel no es una dieta. Es un método de autoayuda global que se vende con el anzuelo del adelgazamiento. Y , aunque incorpora algunos consejos genéricos y adecuados sobre nutrición, es un método muy basado en la meditación y la autosugestión que pretende ayudar a la gente a conseguir un equilibrio general. Pero el tufillo a telepredicador es intenso y los argumentos científicos que incluye están llenos de agujeros. Que conste que todo lo que dice es saludable y seguramente aportará beneficios en su vida a quien lo siga, pero está por demostrar que realmente motive y sirva como método para adelgazar a corto, medio y largo plazo.  Además, a diferencias de las dietas milagro, que tienen miles de testimonios de éxito por la web clamando sus excelencias y resultados maravillosos, con el Método Gabriel parece que nos tenemos que conformar con su espectacular experiencia y unas pocas más que aparecen en su libro, ya que no es fácil encontrar otros en internet. Mala cosa.

Actualización:
Varios meses después y con más experiencia y estudio sobre el Método Gabriel, he publicado otros tres artículos en los que no queda muy bien parado:
  1. Los errores y falacias del Método Gabriel (1): Los alimentos ecológicos no tienen más nutrientes
  2. Los errores y falacias del Método Gabriel (2): La falta de ezimas digestivas no nos hacer comer más.
  3. Los errores y falacias del Método Gabriel (3): Los tóxicos no nos hacen acumular grasa.

Actualización final:
Tras pasar años leyendo y recopilando los últimos y más recientes estudios científicos relacionados con la obesidad y la alimentación, he escrito dos libros que condensan toda la información actualizada sobre el tema: "Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable" y "Lo que dice la ciencia sobre dietas, obesidad y salud". Tienes más información en este enlace.

17 comentarios:

La Chica de la Dieta dijo...

¡Hola! Muy interesante tu artículo, además excelente forma de presentar el método (yo hice un artículo sobre el mismo método en mi blog esta semana también :)

Tenemos puntos de vista ligeramente diferentes al respecto, pero concuerdo totalmente en que los consejos nutricionales que da son positivos (al contrario de otros métodos para adelgazar incluso más famosos). No concuerdo con la visión positivista que muestras, pero eso es harina de otro costal.

Lo que sí quería señalar es con respecto al capítulo de bioquímica. Yo leí la versión en inglés y allí queda muy claro que los llamados "programas FAT" son sólo una forma de explicar lo que ocurre en el cuerpo sin entrar en detalles científicos, digamos, una forma de explicar lo de la leptina y todo para el público general. No es que los FAT y lo de las hormonas sean dos cosas distintas, ni siquiera se trata de que si los FAT existen o no. En el libro queda claro que los FAT son justamente la manera en que él llama el efecto conjunto de todas las hormonas asociadas con el sobrepeso (leptina, insulina, cortisol, etc.). No sé si es que en la versión en español eso no está bien explicado y por eso te preguntas en tu artículo si los FAT son la leptina o qué son...

No creo que exista UN método que sirva para todos. Todos somos diferentes (por eso justamente es que hay gente que rebaja con el estrés, aunque no es la mayoría). Si buscas el programa o la dieta universal no la encontrarás. El mejor programa es el que podemos seguir sin sufrir (y sin que nuestro cuerpo sufra) y que nos da resultados. El Método Gabriel resulta ser ese programa para mucha gente.

Finalmente, tienes toda la razón cuando hablas de la determinación y de aquello que nos hace "click" un día cuando decidimos adelgazar finalmente. A eso justamente es lo que apunta Jon Gabriel con lo de la visualización. Tú lo ves como pseudociencia, yo lo veo como una herramienta de ayuda adicional para ponernos en resonancia con nuestro objetivo. Visto así, puede resultar muy útil!

Felicitaciones por tu artículo :)
Saludos!

Centinel dijo...

Gracias por tu opinión, chicadeladieta. Me ha gustado mucho tu blog, ya tienes un seguidor más.
Sobre las diferencias entre las traducciones, he comprobado que no las hay, la versión española es correcta. Y sigo pensando que tiene muchos agujeros.
A ver si Gabriel se anima a nuevas ediciones y corrige algunas cosillas. Vagando un poco por internet he visto que no soy el único que las piensa:
http://www.amazon.com/review/RQJLNQVG2W3QK/ref=cm_cr_pr_viewpnt#RQJLNQVG2W3QK

La Chica de la Dieta dijo...

Hola Centinel! Estaba por volver por aquí desde hace días. Gracias por pasarte por mi blog, y más gracias aún por tu comentario tan positivo! Espero que de verdad te sea de ayuda, para eso es :)
Estoy de acuerdo contigo, yo también pequé un poco de dejarme llevar por los puntos con los que estoy de acuerdo en el libro y no mirar c on ojo mucho más crítico la base científica, aunque no toda es incompleta/incorrecta. Comparada con la Dieta Dukan (que de allí fue que nació el artículo de Gabriel), es una verdadera maravilla.
En fin, se trata de encontrar lo que resuene mejor con nosotros, siempre y cuando no comprometa nuestra salud. Creo que el Método Gabriel es bueno en ese sentido, sobre todo para aquellos que creen que el estado mental es un aspecto importante en la pérdida de peso.
Nos seguiremos leyendo...
Saludos!

Centinel dijo...

Fíjate si lo que propone Gabriel suena bien que yo, escéptico empedernido, voy a hacer la prueba un tiempo,a ver qué pasa. Es de esas propuestas que no van a hacer ningún mal, más bien al contrario. Lo del tema mental personalmente es lo que más me chirría, yo soy muy cuadriculado para eso pero en fin, habrá que "tragar". Reconozco la fuerza del placebo. Que no se diga que soy escéptico sin haberlo probado.
Sobre Dukan, estoy contigo, simplemente no hay ciencia específica y sofisticada detrás de su método. Los principios en los que se basa son los de toda la vida de bajo en hidratos + bajo en grasas.

La Chica de la Dieta dijo...

Jaja! me hiciste reír :D Pues nada, genial si lo vas a probar, es verdad que la mejor forma de criticar algo es cuando uno lo ha probado en carne propia.
Estoy 100% de acuerdo en que nada malo te va a hacer. Lo peor que puede pasar es que no te funcione mucho lo de la visualización (ese es el truco: si crees que no va a funcionar... pues no va a funcionar!). En cualquier caso relajarse un poco nunca cae mal...
Ya nos contarás entonces qué tal. Me mantendré pendiente ;)

Anónimo dijo...

Perdón por el off-topic.

Por si no lo conoces:

http://www.youtube.com/watch?v=x1gmvOeeL78

(y siguientes)

Es que me ha encantado encontrarlo (aún no lo he visto entero).

Centinel dijo...

Muy bueno, anónimo, gracias y tomo nota.

Paula Santis P. dijo...

Hola,
Me gustó mucho tu artículo. Creo que es cierto, puede no tener mucha base, pero mal no me hará. Creo en la PNL y lo probaré un tiempo, a ver qué pasa.
Saludos desde Chile!

Anónimo dijo...

Yo creo que su método es una mentira planificada. Alguien ha visto fotos de este Jon Gabriel en su adolescencia, en su época universitaria gordo????, ya lo han hecho otros actores, creo que engordó para las fotos que conocemos y luego solo dejó que su cuerpo volviera a su peso normal. No digo que no tenga parte de razón en su pseudo método, pero lo que si digo que su historia es mentira.

Dani888 dijo...

Bueno yo les cuento que he hecho toda la vaina de las visualizaciones y las semillas de lino, el omega tres, el agua, y las enzimas, "trago" sol cuando puedo, doy paseos de relajación, me falta el deporte :S siempre he sido muy floja para eso, pero lo voy a intentar...les cuento que en 16 días he bajado 7 kilos es increible, es solo comer sano y la verdad que como mucho, jeje pero he remplazado comida chatarra por frutas y mi aspecto y mi piel lucen mejor, después de haber probado la dieta quemagrasa y todas esas vainas que no me sirvieron porque volvia a subir al poco tiempo, este es un método maravilloso, pues es un plan de vida, no una dieta... la cosa es que ya estoy en 54 mi peso ideal porque mido 1.68 :) y espero que frene la perdida de peso porque tampoco me quiero volver de esas flacas huesudas malucas, no sé, pero ahí les dejo el dato, creo que Jon hizo un excelente trabajo, no se si sea verdad o no, pero creo de corazón que si nuestra mente está convencida nuestro cuerpo responde :). Buen día chicos.

Dani888 dijo...

en MENTE SANA, CUERPO SANO...

Anónimo dijo...

Hola! Gracias por darnos la resena del Método Gabriel.La verdad, que lo ví en la web y quise saber de qué se trataba, y confieso que gastarme 89 dólares por un libro se me hizo excesivo, jajaja!Yo siempre he considerado que como bien, variado, equilibrado,etc.No conduzco, sólo camino y nunca estoy parada!! PERO me considero una "choc-alcoholic" perdida!!! No puede pasar un día sin que coma chocolate, y claro, las consecuencias son nefastas!! Si pudiese superar mi adicción al dulce, ya estaría del otro lado, pero por mucho que lo he intentado, caigo de nuevo.
Desde que me casé, soy una auténtica chef en la cocina para darle los placeres culinarios a mi amor, jaja, y claro, teniendo ahora tres hijos, cuido mucho su alimentación. Todo casero, mucho ecológico y dieta muy variada.
Son lo mejor que me ha pasado en la vida, y por ellos voy a hacer lo que sea necesario para estar al 100%. Me encanta jugar con ellos, pero a medida que van creciendo tengo que participar más y correr más en los parques... de modo que voy a tomarme en SERIO el "visualizarme" a mí misma en 1-2 anos como madre jóven que soy pero llena de energía y ligera!!! Haré más ejercicio y "dejar" el dulce jaja... todo por mis peques. Quiero hacer montanismo, escalada, barranquismo, esquí,etc como solía hacer, con ellos, pero tengo que ponerme las pilas!!!

No voy a hacer dieta, soy incapaz, pero voy a alimentarme aún mejor y dejar el dulce a un lado.. visualización, visualización... hay que intentarlo!!!
Os mantendré informados en un par de meses!!!

Gracias de nuevo por el artículo,

Saludos Carol

Centinel dijo...

Carol, bienvenida, me alegro que el artículo te haya sido útil.
Y quizás te interese esto:
http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com
Un cordial saludo.

el metodo gabriel dijo...

Muy buena critica de el metodo gabriel que me parece el mejor metodo para bajar de peso naturalmente

Marener dijo...

no se, pero mi mejor visualizaciòn es mi armario de ropas con la ropa que no me entra y que por fuerzas tengo que hacer la comida sana, el ejercicios( en mi caso camino) no entiendo eso de visualizar, si pudieras explicarme, gracias.
saludos

Demóstenes dijo...

A mí lo que más me chirrió fue lo de los biofotones...

Es un libro basado en el efecto placebo. No me extraña que cuando tú la probaras no te funcionara, porque no es un método apto para escépticos. ¿Probaste lo de ir a un parque y abrir la boca hacia el sol con los pies descalzos? xD

Amaur34 dijo...

Hola a todos. Al leer este post me han llamado la atención algunos aspectos y agraezco este espacio para poder hacer algunas consideraciones filosóficas que espero sean del interés de todos.

En primer lugar, Centinel declara su escepticismo en relación con el texto de Gabriel pero no expone los propios prejuicios desde los cuales analiza dicho texto.

Se hacen alusiones a la cientificidad y a la pseudociencia pero no se aporta ninguna definición de éstas, es decir, los criterios de demarcación que han de permitir establecer la frontera entre las dos. En filosofía, mas concretamente en epistemología, incluso en sociología del conocimiento científico, es un problema muy profundo el determinar qué es ciencia y qué no. Lo que hoy es considerado un error mañana es considerado una teoría científica. La historia de la ciencia resulta sorprendente al respecto.

La falta de rigor "científico" parece estar presente tanto en el texto de Gabriel como en el comentario de Centinel. Y, a mi entender, donde se aprecia en mayor medida es en relación con el trabajo mental que exige la via Gabriel. Mi experiencia de casi 20 años con el yoga, la meditación Zen y con la meditación cabalística me permite sospechar que la parte mas importante de la via Gabriel está en el campo mental bajo la forma de ejercicio o práctica.

Placebo es la aparición de una conseqüencia física generada por una causa mental. El dolor de cabeza desaparece porqué creo que una pastilla es una aspirina cuando en realidad es de glucosa (experimento muy famoso). Esto confirma que puntualmente la mente puede generar un efecto físico.

Gabriel no habla de placebo sinó de trabajo mental, de entrenar la mente diariamente, de cambiar hábitos mentales, de trabajo orientado a reestablecer la harmonia entre la mente y el cuerpo. Se trata de aprovechar la plasticidad neuronal para transformar patrones neuronales negativos en patrones positivos y saludables. De esta manera la persona tiene que aprender a controlar sus respuestas ante todas y cada una de las situaciones que conforman su vida. Coleman y sus libros sobre inteligencia emocional tratan de este problema. Gabriel se centra en la problemática del comportamiento nutricional.

Las técnicas de visualización y de relajación tienen un efecto sobre las múltiples dimensiones del ser humano, entre ellas la de las emociones y la del cuerpo biofísico. No hace falta añadir el epíteto de científicamente probado para dar más fuerza a esta proposición. La mejor demostración es la práctica diaria de alguna disciplina orientada al cultivo del equilibrio entre la mente y el cuerpo. Es muy común en nuestra cultura postcatólica y cientifista el negar todo aquello que no es susceptible de ser identificado con los sentidos, como por ejemplo la misma mente. Pero salta a la vista la absurdidad de esta postura: ¿cómo podría negarse la mente a sí misma? Se suele negar la dimensión mental a falta de una explicación satisfactoria de la misma. Por eso la palabra "medicina holística" suena a pseudociencia, cuando fue un biólogo del s. XIX precisamente quién la encuñó.

¿Quiere alguien adelgazar? practique diariamente chi kung, tai chi, kung fu, yoga, vipasana, zen... la técnica que quiera pero con la condición de que la actividad se lleve a cabo con la presencia incondicional de la conciencia, porqué es en ésta dónde se tiene que realizar la transformación. La construcción de los hábitos saludables se realizan en y con la conciencia.

Los libros y las teorías solo son ayudas. El trabajo lo tiene que hacer cada uno. A veces es engorroso y uno tiene la tentación de abandonar el intento pero como dice un antiguo proverbio chino "la perseverancia trae ventura"

Solo cabe agradecer a Centinel todo el trabajo que está realizando y la posibilidad de poderme expresar.

Muchas gracias por vuestra atención.