8.5.16

Gafas, luz azul, antirreflectante y marketing del miedo



Si, como me pasa a mí, vuestra vista no es una de vuestras capacidades destacables, conoceréis perfectamente la sangría económica que supone el tema a lo largo de la vida. De pequeño tus padres se gastan una pasta porque rompes las gafas cada dos por tres. Cuando creces, te pasas a las lentillas y te gastas una pasta en reponerlas y en los líquidos de mantenimiento. Y según pasan los años, te gastas una pasta al adaptar las lentes a tus crecientes defectos visuales.

Soy miope y debo dejar claro que agradezco profundamente la existencia de la ciencia de la óptica y el trabajo de oftalmólogos y optometristas. Sin ellos mi vida sería una pesadilla. Pero también es cierto que si sumo todo lo que me he gastado a lo largo de vida en gafas, lentillas, líquidos y demás, la cifra es importante.

Os cuento todo esto porque el otro día fui a mi óptica habitual (Medical Óptica) a encargar unas gafas para mi hija - lamentablemente le ha tocado heredar los genes oculares de su padre - y resulta que me hicieron pasar un rato no demasiado agradable. Sin ninguna necesidad, en mi humilde opinión.



Tras el duro proceso de elegir la montura de las gafas (las niñas de 12 años tienen enormemente desarrollado el sentido estético relacionado con la forma y color de las gafas, pero muy poco el de la toma de decisiones), pasamos a la fase de encargar las lentes. Y la chica que hasta entonces nos había atendido estupendamente, trayéndonos modelos seleccionados con mucho acierto, me informó que iba a añadir antirreflectante azul a las lentes, por solo veintitantos euros más. Soy de los que prefiero el uso de antirreflectante en las gafas porque elimina molestos y antiestéticos brillos y permite el paso de más luz hacia el ojo, pero el calificativo de azul y que tuviera un sobrecoste me llamó la atención. Así que le pregunté por las ventajas y características. Y si mi memoria no falla, la respuesta fue esta:

- El antirreflectante azul reduce la luz azul de ordenadores y móviles que dañan la retina. Así los ojos se dañan  mucho menos.

Una afirmación tan contundente (y sorprendente para mí) me sugirió muchas preguntas, así que este es, aproximadamente, el breve diálogo que tuvimos:

- ¿Pero eso está demostrado? ¿hay estudios que muestren que realmente se dañan los ojos y que con ese filtro se dañan menos?

- Por supuesto que hay estudios.

- Perfecto, pues a ver si los busco y los leo, porque yo no sabía eso.

Supongo que mi escepticismo no le hizo mucha gracia, porque inmediatamente cambió de estrategia: utilizar el siempre efectivo "amimefuncionismo", diciéndome lo siguiente:

-Yo tengo gafas con ese antirreflectante y lo noto muchisimo; se me cansan mucho menos los ojos.

La cosa se estaba complicando. Mientras ella seguramente pensaba que yo era un mal padre y un roñoso queriéndome ahorrar 20 euros, a mí lo que me estaba molestando era esa falta de rigor en los argumentos, con un tono bastante agresivo, intentando calzarme un sobrecoste que parecía innecesario y utilizando el marketing del miedo. Así que le respondí lo siguiente:

- Ya, pero el hecho de que tú personalmente notes menos cansancio con esas gafas no significa que tus ojos se dañen menos gracias al antirreflectante. Y además tampoco quiere decir que sirva para todo el mundo.

Y ella, en lugar de seguir la directriz razonable y habitual de cualquier vendedor con sentido común, la de no enfrentarse al cliente y ajustarse a sus necesidades, decidió seguir el combate:

- Yo noto muchísima diferencia cuando estoy con lentillas y cuando estoy con gafas delante del ordenador, me canso mucho más con lentillas - afirmó tajante.

Si ya la táctica amimefuncionista era poco rigurosa, lo de utilizar las lentillas como comparación para "demostrar" que las gafas con antirreflectante azúl eran "más sanas" solo podía calificarse como lamentable. Eran dos circunstancias totalmente diferentes cuya comparación no demostraba nada en favor del antirreflectante.

- Pues yo no - le contesté -. Las lentillas solo me cansan los ojos por la noche, cuando llevo todo el día con ellas, pero da igual que haya sido delante el ordenador o haciendo cualquier otra cosa. Es lo normal cuando te metes un objeto en el ojo tanto tiempo.

Este contraataque con mi propio amimefuncionismo tampoco la arredró. O quizás era de las que no les gusta no decir la última palabra, porque añadió lo siguiente:

- Pues yo lo noto mucho. Será que usted tiene buena luz en su trabajo.

- Puede ser - contesté, ya sin ganas de seguir un debate improductivo.

- Le pongo el antirreflectante azul  o el normal?

- El normal, por favor.

La expresión de la chica fue de todo menos amigable.

Al llegar a casa busqué información y estudios sobre ese tipo de antirreflectantes. Conocía el posible efecto negativo sobre la salud de la luz azul artificial, pero no relacionado con la salud ocular, ya que normalmente las investigaciones sobre el tema se refieren su posible influencia en el sueño y los ritmos circadianos, como se puede ver en estos estudios:

Respecto al cansancio ocular debido a estar mucho tiempo ante un ordenador, desde hace tiempo se conoce la existencia del "síndrome de visión informático", un conjunto de afecciones relacionadas con pasar muchas horas delante de la pantalla, entre las que se incluye la fatiga visual. Pero las recomendaciones para prevenirlas no tienen nada que ver con los filtros de luz azul, sino con la adecuada iluminación del entorno, el ajuste del brillo de la pantalla, la prevención del ojo seco (llevar lentillas puede reducir la frecuencia de parpadeo y aumentar este riesgo), el hacer pausas frecuentes, etc., como se explica en las siguientes revisiones:

Respecto al daño que puede causar la luz azul de ordenadores y similares en los ojos, probablemente estamos ante otra exageración, estrategia típica del marketing del miedo. Además de diversos artículos muy críticos y escépticos con el tema como esteeste o este otro, podemos leer la revisión más actual al escribir este post, "Effects of blue light on the circadian system and eye physiology" (2016). Sus conclusiones están muy lejos de recomendar filtros de luz azul a diestro y siniestro, ya que sus autores concluyen que no hay pruebas fiables que demuestren que existe dicho daño (aunque puntualizan que a largo plazo tampoco se puede descartar totalmente).

Y sobre la utilidad de los filtros de luz azul y sus posibles beneficios para la fatiga ocular solo he encontrado un par de estudios:
Y no parecen ser una prueba muy fiable por las siguientes cuatro razones:
  1. Ambos utilizan muestras muy pequeñas (33 personas el primero y 5 personas el segundo) y se realizan con muy poco tiempo de exposición.
  2. Solo el más reciente utiliza lentes con filtros, el otro cambia las gamas cromáticas del monitor.
  3. En ninguno de los experimentos se explica cómo se aseguró el "cegado" del ensayo, es decir, que sujetos e investigadores no supieran en qué grupo estaban participando, para asegurar su objetividad.
  4. El estudio más reciente y de mayor muestra, el primero, obtiene resultados poco concluyentes: Mejoras en la medida de fatiga objetiva, pero sin beneficios en la fatiga percibida.
En resumen, podría decirse que en la actualidad no hay ni una prueba sólida para pensar que el antirreflectante que filtra la luz azul ofrezca ventajas para los ojos.

Aunque para cada usuario el sobrecoste no sea excesivo, para el fabricante de lentes sin duda es un ingreso extra muy interesante, lo cual puede impulsar a animar a los vendedores a intentar colocárselo a los clientes. Pero yo recomendaría a la gente de Medical Óptica (y a todas las ópticas que hagan lo mismo, que supongo que serán bastantes) que no utilicen el marketing del miedo para vender cosas sin evidencia de efectividad. Tienen el peligro de que les ocurra como a Reticare, que como se explica en este interesante artículo de Hipertextual, llevan mucho tiempo intentando vender filtros probablemente inútiles, basándose en el alarmismo exagerado y en pseudociencia sobre la luz azul de las pantallas, sin que la cosa les haya funcionado demasiado bien. Y con su prestigio bastante "tocado".

A la larga estas cosas se terminan sabiendo y suelen ser contraproducentes.

Actualización: Medical Óptica vuelve a la carga con sus gafas que se autodestruyen. ¿Obsolescencia programada o simplemente mala calidad? Más info en este enlace.

22 comentarios:

Carolina López Moya dijo...

No sabía con quién estaba hablando! jeje. Normalmente los comerciales están entrenados para rebatir todos las objeciones de los clientes. El miedo es un pilar básico a la hora de crear necesidades: seguros, productos sanitarios, de belleza, productos bancarios... etc. Gracias por el post.

Unknown dijo...

Hola, estaba escribiendo un comentario cuando la página me ha hecho un extraño y no se si se ha publicado a medio escribir o si se ha borrado. Sea como sea, comienzo de nuevo: Soy optometrista y comercial en la óptica en la que trabajo y desde que salió este tipo de antirreflejante suelo recomendarlo en los casos en los que veo que puede ser útil. Lo que no se me ocurre es usar el miedo a un supuesto daño retiniano para venderlo, porque es mucho más sencillo que todo eso: los componentes morado y azul del espectro visible son los más energéticos de la luz blanca. Cuando dichas luces entran en nuestros ojos se dispersan más que las demás, haciendo que la imagen que llega a la retina no sea tan nítida como debería ser, lo que supone para el sistema visual una fatiga adicional evitable si añadimos un filtro que bloquea (parcialmente) ese tipo de luz. Los dispositivos electrónicos (tablet, móvil, ordenador) así como determinados sistemas de iluminación emiten un tipo de luz predominantemente azul-morada, por lo que son los casos idóneos para usar este tipo de antirreflejante.
Solo hago este comentario para tratar de explicar la existencia de estas lentes y su aplicación para mejorar el confort visual. Personalmente creo que la forma de venderte el filtro que tuvo esa persona fue bastante desafortunado.

Centinel dijo...

Gracias por tu aportación.

Jcomin dijo...

En ocularis tienes varios artículos sobre reticare, luz azul y demás asuntos oftanmológicos por un oftanmólogo.
http://ocularis.es/blog/luz-azul-y-ritmo-circadiano-i/
El problema de anular la luz azul es que se pierde contraste y en condiciones de poca luz es un inconveniente. También se ha usado en cristalinos para sustituir en cataratas.

visionastral dijo...

Buenas!
Lo de la luz azul, si que es verdad que quita el sueño y que a algunas personas nos molesta mas de noche. Pero de ahí a ponerte un filtro PERMANENTE delante de los ojos, lo encuentro sencillamente FATAL.
Lo que hay que hacer, si te molesta la luz azul, es descargar estos softwares: (son gratis)

f.lux para windows:
https://justgetflux.com/

Twilight para android:
https://play.google.com/store/apps/details?id=com.urbandroid.lux

Que lo que haran es adecuar la temperatura de la luz de tu pantalla en funcion de la hora del dia.
Yo ya no puedo vivir sin ellos! ;)

dimabuxx dijo...

Apoyo el comentario de la optimetrista de las 6.19 pm
Cuando compre mis últimas gafas me dijeron que recomendaban este filtro para estudiantes o personas que se pasan mucho tiempo delante de la pantalla de un ordenador, no para proteger de un futuro daño en la retina sino porque disminuye la fatiga visual al no percibir el color blanco como tal, sino más bien como un amarillo pálido. Por ello me comento que también hay gente al que no les gustan este tipo de filtros por esa razón y porque se percibe como un destello azul desde fuera de las lentes, por ejemplo cuando te sacas una foto con ellas puestas.
Yo estoy muy contento de haberlo elegido porque si es verdad que noto menos fatiga al estar delante del ordenador al no percibir el blanco tan intenso típico de las pantallas de ordenador, tablets y smartphones. Espero haberte servido de ayuda.

daniouyea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Concha dijo...

Yo, como otro de los comentaristas, soy optometrista. El tto azul lo recomendamos a gente que está todo el día con el ordenador, sin presiones sobre el paciente. De hecho, yo estoy más a gusto con el antireflejante normal que con el azul. De todas las maneras, eso ocurre por comprar en grandes cadenas. Al final, el precio es el mismo o superior al de las ópticas pequeñas y los comerciales cumplen con su trabajo, vender.
Un saludo

Pacosky dijo...

De todas formas, el fondo del articulo es el coste que supone el tener toda la vida una dependencia de gafas o lentillas para poder ver bien. Y lo que esta claro es que el negocio de las empresas de opticas es redondo, con unos margenes sobre costes bestiales, y si a eso se le añade la marca o el diseño de las gafas, al final el sufrido consumidor esta comprando un articulo de luio, no un articulo de salud.

María Chof dijo...

Gracias por este ratito de buena lectura y buen humor.

Medicaloptica dijo...

Hola,
Te escribimos desde Medical Óptica Audición, en primer lugar te pedimos disculpas por la respuesta que nuestra compañera te ha dado ya que en ningún momento nuestra intención ha sido meterte miedo, todo lo contrario, ha sido la intención de ofrecerte la mejor solución para el cuidado de la salud visual de tu hija.

Referente al tratamiento que indicas, nos apoyamos, entre otros, en la tesis doctoral de Celia Sanchez-Ramos sobre “Filtros ópticos contra el efecto fototóxico del espectro visible en la retina”. En esta tesis se concluye la relación entre la exposición a la luz azul y la mayor pérdida de células retinianas. De igual manera se concluye que los filtros de longitud de onda corta (filtros de luz azul) minimizan parcialmente este efecto. Debido a ello asumimos que es una mejora en términos de salud visual respecto a un antirreflejante clásico.

Sentimos no haberte podido facilitar la información de manera correcta en el momento que te ofrecimos el producto, cualquier duda adicional que tengas estaremos encantados de solucionártela.

Centinel dijo...

Gracias por la aclaración, pero si su recomendación se basa en ese estudio, todavía peor:

http://naukas.com/2013/12/23/informe-pelicano-reticare-y-la-luz-toxica/
http://www.lamentiraestaahifuera.com/2013/10/03/los-protectores-de-pantalla-para-tablets-a-19-euros-realmente-sirven-para-algo/

Recomendar un filtro en gafas que probablemente se lleven durante muchas horas, en base a un estudio aislado, in vitro y dudoso, es como mínimo muy poco serio. Y si resulta que es para unas gafas de miopía leve en una niña, que nunca las usa con el ordenador o el móvil, la cosa roza lo absurdo.

Sergi Diaz dijo...

FYI

https://www.reviewofoptometry.com/article/seeing-blue-the-impact-of-excessive-blue-light-exposure

Juancarlos dijo...

Creo que el escepticismo esta bien, y nos lleva a la búsqueda de la verdad. El artículo que adjunto aporta un poco de claridad al por qué algunos ópticos seguimos recomendando esa protección extra a la luz azul, que es cierto que las patologías que producen se pueden considerar,según algunas opiniones, minoritarias, (sobre todo si el que opina no las sufre) pero si podemos evitarlas debemos intentarlo con las herramientas que disponemos actualmente.No todo se centra en el ganar más o menos dinero, nuestro cometido es cuidar de la salud ocular, el problema es que las ópticas no dejan de ser consultas privadas, de "más o menos moda", pero consultas privadas al fin y al cabo. El artículo podríamos resumirlo pero la lectura total del mismo esclarece algunas dudas.
Un saludo y ánimo para seguir con tus indagaciones. Es muy interesante todo lo que puedas aportar.
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0365-66912005001000002

Centinel dijo...

Gracias por la aportación, Juan Carlos. En mi opinión ese documento más que justificar el uso de filtros, confirma lo que ya he comentado: Que el tema está todavía muy muy verde, que hay muchas hipótesis y casi ninguna prueba y que todavía no hay ensayos que muestren que realmente esos filtros previenen daños en la retina humana sometida a ese tipo de aparatos e iluminación. Ni uno.

Así que todavía queda muchísimo por hacer antes de empezar a recomendarlos con un mínimo de evidencia.

Diego Garrote dijo...

Hola Centinel, soy óptico optometrista y, como en el caso de mis compañeros que ya comentaron anteriormente, me sorprende mucho el artículo que escribes. Un óptico optometrista no intentaría vender de forma tan agresiva un tratamiento como comentas, pues aunque no tenemos un código hipocrático, como los médicos, somos sanitarios y nos debemos a la salud de nuestros apcientes. Otra cosa son los vendedores o las personas sin escrúpulos, que se encuentran en todas las profesiones.

Entiendo el escepticismo existente entre la población profana respecto a productos que nos "venden" como indispensables para nuestra salud, cuando las pruebas científicas aún están en fases preliminares. No obstante, parece existir cierto acuerdo sobre el posible daño de la luz en la retina.

La principal diferencia existente entre hoy día y hace una década es la luz LED azul que emplean todos los dispositivos electrónicos. La luz azul es la más energética de todas, por lo que el ahorro energético de su uso es considerable respecto a lo que existía hasta ahora. Pero, dado el alto número de horas que pasamos delante de dispositivos electrónicos su influencia sobre nuestra retina no tiene nada que ver con lo que sufríamos hasta ahora. Los estudios sobre este efecto es una de las líneas de investigación más prometedoras y en casi todas las universidades (no sólo en España) se están estudiando sus efectos.

Personalmente yo no aconsejo estos filtros indiscriminadamente ni utilizando el argumento de la protección ocular. (Algo muy plausible pero aún no demostrado a largo plazo). Sí los recomiendo para mejorar la fatiga visual delante de pantallas de ordenador, algo que he comprobado personalmente (y soy muy escéptico, puedo asegurártelo).

Respecto a la posible protección ya veremos como avanzan los estudios científicos. Simplemente, el sentido común nos aconseja ser precavidos pues la luz es una onda electromagnética que castiga los fotorreceptores retinianos. Si sabemos que la luz ultravioleta nos daña ocularmente ante exposiciones agudas (en un solo día de montaña sin gafas de sol)y que otras ondas nos dañan a largo plazo (rayos X, por ejemplo), resulta lógico pensar en daños a largo plazo ante un exceso de exposición a la luz azul. Lógicamente, la diferencia en longitudes de onda es lo que afectará a la cantidad mínima que se necesita para afectar al ojo. Y en eso están los estudios, intentando averiguar la relación y la cantidad mínima que provoca daño ocular.

Espero haber aportado, como el resto de mis compañeros, una opinión más cercana a la general de nuestro colectivo.

Un saludo

Jorge dijo...

Muchas gracias por este debate.Pasé por una experiencia similar a la de Centinel en una optica y le dije que tenía que pensarlo así que gracias a vosotros tengo una idea más clara de lo que me conviene elegir.Muchas gracias.U n Saludo

BioGeos dijo...

Me acabo de comprar unas gafas con lentes freemax. De esas con varios filtros entre ellos la de la luz azul. Lo q me resulta sorprendente es que supuestamente son antirreflejante y resulta q cuando tengo un faro de frente o cualquier lampara va acompañado de unos puntitos azules o morados. Ahora mismo que estoy bajo unos fluorescente si miro en direccion a ellos aparecen unas molestas lineas del espectro del azul. Una azul celeste y otro morado. Y la pregunta es... Esto es normal o es que las lentes no estan bien hechas?. Otra cosa q no me agrada es ver en algunos faros de coches que la luz se acompaña de un halo de destellos. Esto es como para reclamar o es normal?
Gracias

Pintando un cordero dijo...

Mi madre sólo tiene un ojo, el otro lo perdió por un tumor hace unos años y usa una prótesis. El otro día fue a cambiar las gafas a la óptica donde la llevan (gafas, lentillas, prótesis etc) y volvió con lo de la luz azul. Evidentemente a ella no necesitaron mucho para convencerla, una persona que depende de un solo ojo no se la juega en temas de vista, pero a mí y a mi padre nos sonó a camelo también lo de la luz "azul"

Esteban dijo...

Molecular Vision 2016; 22:61-72
Received 26 August 2015 | Accepted 21 January 2016 | Published 24 January 2016

Effects of blue light on the circadian system and eye physiology

Albert dijo...

Hola, adjunto enlace a un post en el que se muestran medidas realizadas de la capacidad de filtraje del Reticare y se denuncia que no cumple lo que proclama:
http://www.iluminaciondeled.com/reticare-filtro-es-necesario-o-no/
Saludos.

Ivan K dijo...

Buenas! Estoy acá porque necesito hacer lentes nuevos y me recomendaron el cristal anti luz azul, ahora bien la vendedora parecía la que menciona el escritor del blog, trataba de venderme esos cristales justificándose en su experiencia propia sin mucho fundamento, soy de Buenos Aires argentina y esos cristales acá cuestan el doble que los antireflex normales. Aun no me decido pero creo iré por los normales ya que no me saben explicar bien que es lo que me quieren vender. Agradezco sus comentarios me ayudan mucho!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...