8.2.13

¿Los fumadores cuestan dinero a la sociedad?

Seguimos con los posts sobre fumadores...

Uno de los argumentos más utilizados para luchar contra el tabaquismo es el coste que suponen los fumadores para la sanidad pública, debido a su mayor tendencia a sufrir enfermedades, especialmente cáncer y aquellas relacionadas con el sistema respiratorio. No es extraño que los no fumadores echen en cara a los adictos a la nicotina este asunto, como si no tuvieran bastante con su condena personal.

Sin embargo, en estos razonamientos no se suelen tener en cuenta factores que precisamente tienen el efecto contrario, el ahorro para el sistema. La reducción en la esperanza de vida de los fumadores es el mejor ejemplo, ya que la seguridad social no tendrá que pagar las pensiones de los más mayores hasta edades tan avanzadas como en los no fumadores, porque fallecen antes. Y los impuestos que los fumadores pagan por cada paquete de tabaco que compran también son considerables.



El debate es interesante y da para una buena discusión durante las copas (y el cigarrito) tras una cena de amigos. Así que aquí van unos cuantos datos sobre el tema.

El estudio del año pasado "The net effect of smoking on healthcare and welfare costs. A cohort study" publicado en la  prestigiosa BMJ, es una interesante referencia para conocer de forma cuantificada el balance final. Lo cierto es que no es fácil hacer el cálculo porque hay una gran cantidad de variables que deben tenerse en cuenta.

Estas son las cuentas que les salieron a los expertos finlandeses que realizaron el trabajo con datos de su país, que aunque sus costes no son como los nuestros, pueden servir como referencia:
  • Cada fumador le cuesta a la sanidad pública 1600 euros más al año que la media.
  • Sin embargo, al vivir bastantes años menos, en el total de su vida cuesta 4700 euros menos que un no fumador.
  • Las pensiones que se dejan de pagar a los fumadores por la misma razón ascienden a unos 127.000 euros
Con estos datos y considerando únicamente el balance monetario, la contribución de los fumadores al sistema se calcula que es de 134.000 euros positiva, es decir, mayor que la de los no fumadores. Por lo tanto, no solo no son un coste extra, sino que "salen rentables"a la sociedad.

En el siguiente gráfico pueden visualizarse los costes sanitarios para fumadores (verde) y no fumadores (azul).



Vale, si eres fumador ya puedes decir a los no fumadores que bastante pagas al sistema como para que te toquen las narices con críticas a tu poco saludable costumbre. Visto así, hasta casi te debemos dinero.

Sin embargo, el estudio precisa que esta lectura está sesgada, ya que no incluye el valor monetario que tiene la ganancia de años de vida que supone el dejar de fumar. Desde un punto de vista egoísta, podríamos pensar que "allá ellos", pero como sociedad, se está perdiendo una enorme cantidad de tiempo de vida. Es decir (y volviendo al estudio), que si todos los fumadores lo dejasen de golpe, la recaudación caería de forma importante y aumentarían bastante los costes de pensiones, pero el total de la población finlandesa ganaría dos años de esperanza de vida media. ¿Qué valor tiene eso? Pues también está cuantificado, los expertos calculan que podría acercarse a unos 30.000 euros por año y persona.

Por explicarlo desde otro punto de vista, aumentar la esperanza de vida de la población es muy costoso normalmente, ya que requiere de gran cantidad de recursos, investigación, medicinas y servicios sanitarios. Sin embargo, en este caso lo lograríamos de una forma mucho más económica y directa, simplemente consiguiendo que la gente dejara de fumar.

Introduciendo este factor en la ecuación, el balance final sería que por cada persona que dejara de fumar a tiempo, el ahorro como sociedad sería de uno 70.000 euros por persona.

Así que puedes quedarte con el dato que prefieras. El coste bruto monetario de los fumadores es "positivo", de 134.000 euros, es decir, pagan y con creces. Y si damos valor a sus años de vida perdidos, el balance final es  de unos 70.000 euros "negativo".

Suerte en el debate. Sobre todo si hay fumadores.

3 comentarios:

Agustin Guarna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Ahora hay que hacer las cuentas de cuánto sacan los estados por los impuestos sobre la venta del tabaco y reducir de esta cifra el coste sanitario de los fumadores. El resultado explicará el tipo de política antitabaco que llevan muchos estados.

Patricia dijo...

¿Y tienen en cuenta el aumento de riesgo de padecer enfermedades "caras" para los fumadores? Supongo que también sería una variable...
Aunque el problema que le veo a un estudio así es la mentalidad de que un ciudadano es "culpable" de costar dinero a la sociedad en sanidad. Si vamos a empezar a responsabilizar a la gente de los gastos por comer de más o poco sano, o fumar, o beber, o sentarse en mala postura ¿donde se pone la línea?