24.11.08

No somos nada (confirmado)

Todos lo estudiamos en su momento: Un átomo está casi vacío. Aquello de lo que estamos formados tan sólo tiene esa sensación física de solidez gracias a la repulsión que se produce entre las cargas de los electrones que pulula sobre la superficie. Pero es sólo una ilusión, la mayor parte del átomo es la nada y las cosas nuncan llegan a tocarse realmente. Bill Bryson lo explica así de bien en Breve historia de casi todo:

"Los neutrones y los protones ocupan el núcleo del átomo. El núcleo es muy pequeño (sólo una millonésima de milmillonésima de todo el volu­men del átomo), pero fantásticamente denso, porque contiene prácti­camente toda su masa. Como ha dicho Cropper, si se expandiese un áto­mo hasta el tamaño de una catedral, el núcleo sería sólo del tamaño aproximado de una mosca (aunque una mosca muchos miles de veces más pesada que la catedral".

"Bueno, pues vale- pensamos los mortales-, poca materia, pero con mucha enjundia". Pues sí, poca materia, pero lo de mucha enjundia es para pensárselo dos veces. Es que recientemente se ha confirmado que la materia no es más que fluctuaciones cuánticas del vacío. Me explico:

Desde hace tiempo está aceptado que donde no hay nada, en el vacío más absoluto, realmente existen las partículas virtuales, que aparecen de la nada y en una pequeñísima fracción de tiempo vuelven a esfumarse. La condición es que no violen el principio de indeterminación de Heisenberg, y gracias a este fenómeno se sabe que el vacío realmente es una especie de fenético hervidero cuántico. En este vídeo, a partir del minuto 1:10 lo explican un poco (en inglés). No es una idea menor, según algunas teorías el inicio de nuestro universo podría deberse a este fenómeno. Pues bien, según el reciente artículo publicado en el New Scientist, parece que las partículas que existen dentro del átomo, en concreto los quarks que forman los neutrones, electrones y protones de los que están hechos nuestros cuerpos serranos (al igual que el resto de materia del universo), son lo mismo, fluctuaciones cuánticas del vacío, que aparecen y desaparecen a velocidades enormes. Vamos, que para la física - y en concreto para la Cromodinámica Cuántica-, la materia surge de la nada y la realidad, tal y como la percibimos y por muy sólida que la sintamos, es algo virtual y efímero.

Qué asco de ciencia, oyes, qué manía tiene de quitarnos importancia y de explicar las cosas para que nadie las entienda y alejarnos cada vez más del centro del universo...

4 comentarios:

tavio dijo...

Esto viene a reforzar, esta vez físicamente, que la seguridad es algo totalmente incierto. Por fortuna esta inseguridad , esta incertidumbre y la valentia de abordarla, y por tanto aceptarla , es lo que creo que nos hace seres humanos. Ya que debemos utilizar nuestra parte racional para ello y asomarnos al abismo de los desconocido y donde quizás no existan respuestas.
Y sin ponerme trágico, ya sabemos que seguro solamente hay una cosa, y entonces nos enteraremos si es 'punto final o 'punto seguido'.

Aspective dijo...

Vamos a ver: entonces Clinton tenía razón cuando adujo que no había tenido sexo con la Mónica porque por una parte casi no existen y por otra no se pudieron llegar a tocar realmente ¿no?
O me he hecho un lio...

Anónimo dijo...

Los electrones no están formados por quarks

Centinel dijo...

Tienes razón, corregido!