25.7.08

Frío metal - ¿Están realmente los metales fríos?

El experimento es relativamente sencillo. Si tocas una superficie de metal (por ejemplo, acero) y una de madera en las mismas condiciones, la diferencia de temperatura será evidente: El metal estará más frío (si no se ha calentado por el sol). Pero, ¿tiene eso sentido? Si ambas están a la misma temperatura ambiente, ¿qué propiedad especial tiene el acero para mantenerse más frío? ¿Y no podría servir esta propiedad para utilizar el acero como una especie de refrigerador?

Bien, para ser científicos, además de con el tacto deberíamos medir la temperatura con una sonda o termómetro. Y en ese caso comprobaremos que la temperatura de la madera y el acero son iguales.

El problema es que el tacto a veces no es un buen "sensor" de temperatura. Lo que nuestro nervios detectan es la diferencia de temperatura entre la parte externa de la piel (con la que tocamos algo) y la más interna. Como el metal es un material con alta conductividad térmica, disipa rápidamente por todo su volumen el calor de nuestra piel más externa, mientras el calor de la piel a mayor profundidad se mantiene invariable. Es decir, la piel más externa se ha enfriado respecto a la más interna y nuestros nervios detectan esa diferencia de temperatura y la convierten en esa sensación de "frío metal". Como la madera es un mal conductor térmico, el calor no se disipa por la misma, por eso tiene un tacto "más cálido". Evidentemente, este efecto sólo ocurrirá si el metal y la madera están más fríos que nuestra mano.

(Post recuperado)

1 comentario:

Anónimo dijo...

que bueno, esta explicacion me ha parecido muy interesante-! me han sacado de muchas dudas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...