26.6.08

Vida extraterrestre: más que un milagro

El escepticismo es lo que tiene: que a veces uno cree en cosas sin que le guste demasiado. Por ejemplo, es mucho más complicado no creer en Dios que creer. Te quedas sin explicaciones, sin paraíso, sin un maestro benefactor.

Algo parecido me pasa con la vida extraterrestre. Me encanta la astronomía y me parecería alucinante poder dedicar mi vida a explorar la posibilidad de vida en otros planetas. Aunque es una posibilidad muy remota, la idea es apasionante. ¡Otros seres! Y si pienso en otra vida inteligente, no puedo más que envidiar sanamente a los exobiólogos.

Pero seamos científicos: ¿Es probable que haya vida en otros planetas? Lo de encontrar unos microbios está bien, pero lo que mola es tener vecinos, asi que concretaré más: ¿Es probable que haya vida inteligente en otros planetas? Drake planteó su famosa ecuación sobre el tema hace unas décadas, pero no es más que una recopilación de variables muy genéricas e indeterminadas. El argumento a favor de la vida más allá de nuestro planeta es sencillo y aplastante: En el universo existen miles de millones de estrellas y, consiguientemente, planetas. Hablamos de cantidades enormes, prácticamente imposibles de asimilar por nuestro cerebro, así que sólo por probabilidad podríamos tener esperanza .

Pero concretemos un poco y vayamos a las pegas. Aunque el consenso no es absoluto, como la física y la química son iguales aquí y en la otra punta del universo, se considera que para la vida hay algunas cosas que con bastante probabilidad son imprescindibles:
  • Un planeta rotando alrededor de una estrella estable. Si no lo fuera, cualquier "tosecilla" de la estrella arrasaría todo bicho viviente.
  • Tener un tamaño que permita conservar una atmósfera. Si es demasiado pequeño, la gravedad no será suficiente para impedir que ésta se pierda en el espacio.
  • Seguimos pensando que sin agua, es muy difícil la química de vida, así que deberá disponer de ella. Aunque, aparte de las condiciones de temperatura, no se sabe de qué depende que un planeta tenga o no agua.
  • Estar a una distancia concreta y regular hasta la estrella. Sobre todo poder disponer de la temperatura adecuada comentada en el apartado anterior.
  • Tener una actividad geológica que dé lugar a un poderoso campo magnético. Sin campo magnético, las radiaciones impedirían la formación de vida.
  • Presencia del carbono. Parece que es el único elemento capaz de una química suficientemente rica para crear organismos complejos. En su momento se habló de otros (silicio), pero hoy día parecen bastante descartados.
Con estos requisitos los miles de millones seguramente se reduzcan bastante. Pero podemos seguir pensando, no sin cierta lógica, que puede que haya muchos planetas que cumplan estas condiciones.

Vayamos más allá. Reflexionemos ahora sobre la vida en nuestro planeta, para intentar seguir con esta valoración:
  • Análisis genéticos indican que, a pesar de que parece que tenemos las condiciones idóneas para la vida, todos descendemos de un único tipo de organismo. La vida ha dispuesto de varios miles de millones de años para volver a crearse otra vez, pero no lo ha hecho. El fenómeno de la creación parece haber ocurrido una sola vez y no se ha vuelto a repetir.
  • Sigue siendo un misterio absoluto cómo se creo la vida desde cero. No hemos sido capaces ni siquiera de acercarnos a hacerlo en un laboratorio. De hecho, las teorías más aceptadas son muy diferentes: El famoso caldo de cultivo terrestre, bajo tierra y entre fumarolas sulfurosas y a alta temperatura o en los cometas que surcan el universo.
  • De los millones y millones de especies que han existido durante miles de millones de años, tan sólo una ha evolucionado hasta ser suficientemente inteligente como para dominar la naturaleza o comunicarse más allá de cortas distancias.
  • Los seres humanos descendemos de un pequeño grupo de antepasados, se calcula que pudieron ser unos 200 individuos. Es decir, estuvimos a punto de extinguirnos, como de hecho ha ocurrido con la totalidad del resto de los homínidos. Simplemente porque la naturaleza "pudo con ellos".
Entremos en otro aspecto más: Aunque exista vida en otro planeta, incluso inteligente, ¿podremos contactar con ellos?

No somos totalmente conscientes de las distancias que nos separan de otros astros, ya que son enormes. La luz, el elemento más rápido de la naturaleza según la teoría de la relatividad (y hasta que nadie demuestre lo contrario, parece muy sólida), necesitaría miles e incluso millones de años para desplazarse entre ellos.

Para hacernos una idea, lo más lejos que hemos llegado hasta ahora ha sido con la sonda Voyager 1, que fue lanzada hace más de 30 años y viaja a 17 kilómetros por segundo. Pues tan sólo se ha alejado de nuestro planeta unos 0,0017 años luz (15 horas). ¡0,0017 años frente a cientos, miles o millones de años! Su nave hermana Voyager 2, que viaja a una velocidad similar, pasará relativamente cerca de una estrella vecina llamada Ross 248, que está a sólo unos 10 años luz. ¡Pero lo hará dentro de casi 200.000 años! La galaxia más cercana es la Galaxia Enana del Can Mayor, a 25.000 años luz, así que la Voyager 2 necesitaría ¡decenas de millones de años para llegar! Imagina dónde quedan las galaxias más lejanas, a millones de años luz de distancia... Por desgracia, hablar de viajes a velocidades superlimínicas todavía es ciencia ficción de muy alto nivel. Nada indica que estemos cerca de conseguirlo.

Así que por ahora deberemos de conformarnos con la posibilidad de contactar vía ondas de radio. Pero si ya es difícil hablar de la existencia de seres inteligentes, referirse a extraterrestres con TV casi suena a broma.


Vamos, que lo veo negro-negrísimo. Pero me encantaría poder rectificar mañana mismo...

7 comentarios:

Hector dijo...

Buenas. Un apunte al artículo, cómo teoría; la vida puede haber surgido varias veces en la tierra, pero sólo conoceríamos aquella mas competitiva (por supuesto sería imposible encontrar fósiles de LUCA's, fuera lo que fuera).

Germán dijo...

Muy interesante. Escribes sobre dos cosas muy distintas: una la probabilidad de que exista vida inteligente y otra segunda las posibilidades de comunicación con esas supuestas vidas. La evidencia principal es la segunda, aunque existan no podemos contactar.
Todo lo demás es ciencia ficción, elaborada a partir de nuestras mentes, que trabajan con el conocimiento de un único mundo. Es como si una hormiga se pone a imaginar la vida de otros animales, probablemente solo será capaz de imaginar otras variedades de hormigas.

Centinel dijo...

Hola, Hector. Puede ser, pero podían haber surgido varias especies y sobrevivir alguna, como de hecho ocurre con la que conocemos. Vamos, que no tiene por qué sobrevir sólo la más competitiva, en la tierra había mucho espacio y recursos para compartir.
Germán, al final no nos queda más que hablar de ambas, porque hablar sólo de lo primero quedaría cojo y se limitara a la especulación. ¡Lo que queremos es comprobar "con nuestras manos" que hay vida más allá de la tierra!
Tampoco creo que una hormiga tenga ni un ápice de capacidad de abstracción, pero el ser humano sí que la tiene. Así que no seas tan duro con nuestra especie, quizás de forma limitada, pero podemos imaginar cosas (por lo menos un poco) "inimaginables".
¡Un saludo a ambos!

Germán dijo...

No pretendo ser duro Centinel, solo constatar que la capacidad de imaginar lo que no conocemos es bastante limitada. Hay montones de ejemplos. Por eso creo que si algún día nos encotramos con seres de otras partes del universo, nos llevaremos una sorpresa. Esto es, por supuesto, solo una opinión sin base alguna.
En todo caso, gracias por tu escrito.

Centinel dijo...

La verdad es que en eso coincido contigo. Y no somos los únicos:

http://www.168horas.com.ar/070806/070806_26.htm

Lo cual hace más emocionante, si cabe, la búsqueda.

shordi dijo...

El razonamiento de la dificultad es engañoso. Va de delante hacia atrás planteando todo lo que pudo ser y no fué. Eso no es ciencia.
Me recuerda al viejo chiste de Mafalda:
"Manolito, fíjate que entre todos los millones de personas que hay te tenía que tocar sólo a tí ser com tú".
Razonamiento impecable, pero poco serio sí señor...

Centinel dijo...

Mmhhh, ¿cómo que no es ciencia? Es que ese razonamiento de Mafalda es válido, si lo que estás analizando es la probabilidad de encontrar Manolitos entre todos los habitantes de La Tierra. Que es lo que estamos haciendo. Pero insisto e insisto: Ojalá me equivoque.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...