11.11.13

Neo Peques, el herbolario para el niño y la niña


Criar a los hijos tiene su complicación y sus pequeñas dificultades. Nadie dijo que fuera fácil. Pequeñas peleas para comer lo que no le gusta, dudas sobre su adecuado crecimiento, alguna dificultad para que duerma cuando mejor nos viene, gases y mocos a mansalva cuando son pequeños... Vamos lo normal. Quiero decir que ninguna de estas cosas es negativa ni patológica, les pasa a prácticamente todos los peques en mayor o menor grado. Pero como los padres enseguida nos preocupamos más de la cuenta con nuestros pequeños, hay unos cuantos avispados empresarios que hacen negocio ofreciendo productos que supuestamente dan solución a estos pequeños escollos.

Fijaos en la imagen superior. Es la batería de productos que ofrece Neo-Peques y que he conocido gracias a sexólogo. Es una imagen rigurosa y alegre a la vez, mezclando el jarabe de toda la vida, la farmacia fiable y los divertidos dibujos infantiles. Bien pensada. Cualquiera que lo vea imaginará que contienen componentes esenciales e interesantes para los más pequeños, debidamente contrastados por la ciencia, que les ayudará a estar más sanos. ¡Bravo por la medicina moderna! Oiga, ¡pues ya era hora! ¿Cómo es que a nadie hasta ahora se le había ocurrido ofrecer una buena colección de jarabes infantiles que solucionen prácticamente todo? Pero que no os engañe su presentación, que tengan forma de jarabe no significa que sean medicamentos.  Son hierbecitas. O mejor dicho, sus extractos, o eso dicen ellos.



En concreto, así describen algunos de ellos:

"Creado a base de extractos hidroglicerinados de plantas de acción aperitiva y digestiva usadas tradicionalmente para abrir el apetito y mantener el tono de forma natural. "

"Formado a base de extractos hidroglicerinados de plantas de acción nutritiva y fortificante, junto a vitaminas y minerales, que ayudan a un crecimiento fuerte y sano de forma natural y favorecer la recuperación en estados de anemia, convalecencias y cambios de estación".

"Creado a base de extractos hidroglicerinados de plantas (Pino, Liquen de Islandia, Malva, polígala, Gordolobo…) que tradicionalmente son utilizadas para favorecer una correcta fluidez respiratoria, evitar la mucosidad y calmar la tos.".

" A base de L-Triptófano y extractos hidroglicerinados de plantas de acción inductora del sueño (Melissa, Tilia…), junto al Magnesio y Vitamina B6, habitualmente utilizados para reducir la agitación nerviosa y favorecer un descanso reparador"

¿Os habéis dado cuenta que repiten bastante la expresión "tradicionalmente utilizados". Yo os lo explico. Es una forma elegante de decir  "no tenemos ninguna prueba de que funcione, así que lo vendemos diciendo que lleva utilizándose muchos años". Vamos, que tiene mucha tradición detrás. Como el Toro de la Vega. O los reyes magos. O la religión.

La genial idea de "atacar" el segmento infantil con productos de herbolario ha sido de Neo (Neovital Distribución), una empresa catalana que distribuye productos de herbolario y naturopatía y que en su web, donde aparece la palabra "NATURAL" por todos lados, proclama lo siguiente: "En Neo apostamos por poner la tecnología, la ciencia y la investigación al servicio de los tratamientos naturales. Nuestra revolución tiene esta máxima: los productos naturales son la base de la propia Medicina y de la mayoría de terapias. Por ello, en Neo queremos aplicar la ciencia de laboratorio con una única base de productos naturales. Sin más aditivos y con garantía de eficacia y de farmacia."

Animado ante estos valores, me he tirado un buen rato buscando en dicha web algún estudio o referencia científica que pruebe que sus productos, especialmente estos neo-peques, sirven para algo. Pero no he encontrado ninguna. ¡Oh, qué sorpresa...!

Para aquellos que estén pensando en el "pues yo lo voy a utilizar por si acaso, mal no le va a hacer", yo me lo pensaría dos veces. ¿Realmente estáis seguros que vuestros hijos no tienen algún tipo de alergia a los extractos que se se incluyen en cada brebaje? Y, visto lo que concluyó este reciente estudio, ¿realmente podemos fiarnos de que contienen lo que afirman que contienen?

Más cariño, libros y ejercicio. Y menos jarabes, consolas, chuches y televisión. Eso es lo que necesitan los niños de hoy en día, creo yo. Y más normativa que regule este tipo de productos, sobre todo si están dirigidos a los más pequeños.

Actualización:

Luciano, un amable lector, me cuenta por email que ha pedido información sobre los productos directamente a la empresa y esto es parte de lo que le han contestado:

"Hace 5 años, dimos un giro estratégico a nivel comercial, centrando nuestros esfuerzos en la oficina de farmacia, donde las exigencias sanitarias son aún mayores. El recorrido a este nivel ha resultado ser muy satisfactoria, de manera que confirma que nuestros productos cumplen con la eficacia que se espera de ellos.

(...) Los ensayos clínicos se realizan exclusivamente sobre aquellos productos que tienen la consideración de medicamento, puesto que es en su propia definición legal que se contempla la eficacia del producto. Sin embargo, para los productos que tienen la consideración de Complemento Alimenticio, es decir, la máxima categoría legal de productos que se pueden encontrar en tiendas de dietética y/o herbolarios, la propia definición del mismo únicamente establece (y el ordenamiento jurídico así lo exige) la seguridad como requisito único para su comercialización.

Establecer la eficacia de un Complemento Alimenticio tan sólo se puede efectuar mediante un análisis observacional, estadísticamente significativo. Y por ello contamos con la opinión de nuestros consumidores a lo largo de estos años, quienes han avalado las bondades de nuestros productos. 

También hay que tener en consideración que la fitoterapia, por su complicado engranaje multisectorial, cuyos productos contienen más de un principio activo, provoca que exista más variabilidad interindividual. Eso se traduce en una mayor variación entre las eficacia máxima y mínima entre diferentes grupos poblacionales, siendo aceptado a nivel estadístico, que las posologías recomendadas deben ser ajustadas a los diferentes patrones."

Está claro, ¿no?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se que me acusarian de comunista u otra lindeza, pero...no deberia estar prohibido engañar a la gente de esta manera???
Me hace acordar a hace algun tiempo, cuando cada niño llevaba al cole un yogur lleno de azucar que reforzaba sus defensas...y a los mios (y las madres, a mi) nos miraban como bichos raros porque no nos preocupabamos por la seguridad de los pequeños.
Adhiero, Centinel, menos tele, consola, chuches y presudomedicamentos, y mas TIEMPO, que aun no se compra en las herboristerias...

Maribel Galindo dijo...

Por favor, me gustaría saber su opinión del Proyecto Foltra que tiene tambien sus detractores. Gracias

Adriana dijo...

Mmmm... y qué tiene que ver el tiempo que les dedicas o las consolas con los mocos y la tos? 🤔

Centinel dijo...

Lo mismo que los jarabes, nada, pero tiene otros efectos secundarios beneficiosos y no cuestan dinero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...