17.8.21

El negocio y la industria de los antivacunas

Esta pandemia se ha convertido en un macabro festín para los antivacunas. Muchos estamos observando impotentes cómo difunden bulos y mentiras día tras día, sin descanso, lo que les está permitiendo captar nuevos seguidores por todo el mundo.

Como cuenta la periodista experta en movimientos antivacunas Tara Haelle en este artículo del New York Times,  desde hace años hay grupos muy organizados y que han convertido esta actividad en su trabajo y negocio. Son empresas con numeroso personal, que actúan de forma sistemática y planificada, utilizando eficazmente la tecnología para crear y difundir masivamente todo tipo de desinformación sobre las vacunas. Tienen equipos de personas buscando estudios dudosos y fraudulentos, sacando de contexto resultados e interpretándolos de forma interesada. Inventando historias , testimonios y bulos. Y diseminado todo ello con innumerables posts, artículos, videos y comunicados, a diario y en todo tipo de redes sociales, foros y grupos.  Generando dudas y desconfianza entre la población, lo que les permite captar seguidores. Y ganar dinero, claro. No solo por los ingresos generados a partir de su intensa actividad en internet (por ejemplo mediante suscriptores, lo que aporta a algunos por encima del millón de dólares anuales), también a través de la creación de entidades de fines dudosos para las que buscan subvenciones y financiación. O montando  negocios de pseudoterapias y tratamientos alternativos que se promocionan criticando la medicina real y las vacunas. O promoviendo litigios contra las farmacéuticas utilizando abogados especializados.