4.10.09

Prolongación de la vida, escapar de la muerte

En post anteriores ya hice referencia a que siguiendo unas sencillas directrices, era posible estadísticamente tener probabilidades de vivir más años: Ejercicio, no fumar, alimentación equilibrada... Sencillas en su formulación, que no en su cumplimiento. Sin entrar en debates de la eficacia de estos factores, que hablan de probabilidades, lo cierto es que exigen un gran esfuerzo y compromiso durante muchos años, ya que se trata de tener hábitos de vida saludables.

No me cabe duda que lograremos alargar aún más nuestra esperanza de vida y uno de los saltos cuánticos en ese sentido llegará con la eterna promesa que no termina de despegar, la genética. Gracias a Eliax he llegado a una noticia publicada en Discovery News en la que se describe un experimento genético realizado sobre ratones, en el que eliminando uno de sus genes han conseguido alargarles la vida el equivalente a 16 años humanos. Y además, mejorando su salud y haciéndolos inmunes a algunas enfermedades como la diabetes tipo II.

Evidentemente, no es más que un experimento previo, en fases muy iniciales, que vaya usted a saber cómo acabará. Aún lleva asociadas muchas preguntas sin respuestas, como la razón por la que este efecto positivo solo ocurrió sobre los ratones hembra. Los machos murieron a su edad habitual. Pero lo cierto es que cada vez leo más noticias de este tipo, en las que, a modo de antiarrugas fabulosos, se nos promete la longevidad deseada. Quizás se debe a que uno va cumpliendo años y como les ocurre a las embarazadas, ve barrigas por todos lados.

El mismo Premio Nobel de Medicina de este año se acaba de entregar por los avances en un campo muy relacionado, que explora cómo evitar los errores de duplicación del ADN, la razón primordial por la que envejecemos. Esto es ciencia, ya veremos hasta dónde llega. Pero lo que más se lee últimamente en la red sobre prolongación de la vida es el siguiente razonamiento: En breve, llegaremos a un punto en el que las personas vivirán eternamente, porque llegados a una edad, se descubrirá una tecnología que alargue la vida, por ejemplo, 10 años. Tras esos diez años, se encontrará otra que la alargue otros diez. Y así hasta vaya usted a saber dónde, de forma que la velocidad de los científicos sea mayor que la de la amiga de la guadaña. Algunos como Aubrey de Grey piensan que esto está a punto de ocurrir. Que conste que el argumento este a mí me suena a la paradoja de Zenón "Aquiles y la tortuga".

Evidentemente, a uno le dan ganas de creerse estas cosas, pero la experiencia empuja a no ser tan optimista. Basta introducir en Google los términos de búsqueda "prolongación vida" o "life extension" para encontrar miriadas de información sobre el tema y muchas noticias sobre supuestos remedios milagrosos que alargan la vida... de los ratones. Los más serios dan sus argumentos, los de márketing más agresivo se inclinan por las pastillas semi-milagrosas.

Estaba pensando meter una entrada al respecto en la nueva sección "predicciones arriesgadas", pero además de que los plazos son bastante lejanos, la mayoría de los alargavidas no son muy precisos en sus premoniciones. El más osado es el citado de Grey, que se atreve a decir que quien ahora tenga 60 años, puede que su vida se alargue 30 años más de lo previsible. Y también habla de que llegaremos a vivir 1000 años.

De cualquier forma, el tema es apasionante, claro. ¿Quién no sueña con escapar de forma efectiva de la muerte? No cabe duda de que las próximas décadas van a ser emocionantes en este sentido. Pero me temo que, como siempre, los plazos serán mucho más dilatados de lo que las noticias sensacionalistas gustan transmitir, y algunos tendremos que desear grandes avances... para nuestros hijos o nietos. Para situarnos un poco y ser realistas, pensemos que, por ejemplo, a pesar de muchos años de avances e investigaciones, el tratamiento más eficaz contra los tumores cancerígenos sigue siendo la quimioterapia y radioterapia. Un remedio que mejora en su precisión y selectividad poco a poco, pero que sigue siendo de limitada eficacia y a menudo demasiado agresivo, pues se basa en matar moscas a cañonazos. Si nos cuesta tanto controlar y evitar el crecimiento incontrolado de estas células, creo que necesitaremos bastante tiempo para desarrollar tecnologías que permitan una duplicación perfecta. Entre otras cosas, porque la muerte acecha por todos lados...

3 comentarios:

Sal Paradais dijo...

Una alternativa a la genética para prolongar la vida es la que propone el Transhumanismo (http://en.wikipedia.org/wiki/Transhumanism) que en última instancia predice una especie de 'Matrix'.

Centinel dijo...

Gracias por el enlace, personalmente pienso que ese es el futuro a largo plazo. Pero si el dominio genético lo veo lejos, el transhumanismo tendrá que esperar mucho más, creo yo.

Sal Paradais dijo...

Algunos como Raymond Kurzweil (http://en.wikipedia.org/wiki/Raymond_Kurzweil) lo esperan este siglo. Yo coincido contigo, habrá que esperar.