24.3.09

A vueltas con el aborto

Los obispos y la derechona más recalcitrante, incluso en el manifiesto de los mil sabios, ha utilizado argumentos supuestamente científicos para decir que en el momento de la concepción, el cigoto debe considerarse una persona. En concreto se han basado sobre todo en las siguientes razones:

- Se constituye la identidad genética singular.
- El embrión (desde la fecundación hasta la octava semana) y el feto (a partir de la octava semana) son las primeras fases del desarrollo de un nuevo ser humano y en el claustro materno no forman parte de la sustantividad ni de ningún órgano de la madre.

Como podréis imaginar, ambos tienen más agujeros que un queso de gruyere. Empecemos con el argumento de la identidad genética: Efectivamente, en el momento de la concepción los genes del padre y de la madre se combinan y generan el ADN que contiene la información necesaria para crear un ser humano. Pero, ¿es esa información un ser humano? Pues evidentemente, no. Es como afirmar que los planos de un camión son el camión. Un ser humano, una persona, es algo mucho más completo y complejo que una serie de instrucciones biológicas que, en caso de éxito (muchísimas veces no lo tiene y el proceso se aborta espontáneamente), den lugar a un ser vivo desarrollado. O a dos seres vivos. O a tres. Porque a veces pueden desarrollarse varios individuos de este cigoto, como en el caso de gemelos univitelinos.

Segundo argumento, el de la independencia de la madre: Es cierto que tiene cierta independencia, pero considerar a la madre mera portadora del mismo es simplificarlo todo de forma interesada. Tras la concepción se producen múltiples procesos bioquímicos entre el embrión y la madre, totalmente necesarios para su desarrollo. Así que quizás tenga independencia de sus órganos, pero saque usted un cigoto del útero y verá lo poco que dura "a su aire".

Por lo dicho, ambos argumentos son muy escasos para sostener que un cigoto o un embrión son una persona. Pero, como insistía en el post anterior, realmente la iglesia no rechaza el aborto por estas razones biológicas. No sé a qué viene ahora este tipo de argumentos , cuando lo que realmente piensan es que el alma se "implanta" en el futuro ser vivo en el momento de la concepción.

Sin embargo, la mayoría de los científicos consideran que es a partir de las 12 semanas cuando el cerebro del feto empieza a tener cierta capacidad de funcionamiento básica. Sin estos órganos activos, el cuerpo humano no es más que una carcasa de carne, músculos y sangre, por mucho que se parezca a cualquier cosa o en el futuro pueda llegar a ser un ser humano.

Extraigo unas líneas sobre el tema del excelente último libro que escribió Carl Sagan, Miles de millones:

"Pese a las numerosas afirmaciones en contra, la vida no comienza en el momento de la concepción; es una cadena ininterrumpida que se remonta a los orígenes de la Tierra, hace 4.600 millones de años. Tampoco la vida humana comienza en la concepción, sino que es una cadena ininterrumpida que se remonta a los orígenes de nuestra especie, hace cientos de miles de años. Más allá de toda duda, cada espermatozoide y cada óvulo humanos están vivos. Es obvio que no son seres humanos, pero lo mismo podría decirse de un óvulo fecundado. (...)

Diferentes tipos de acción mental revelan distintas clases de ondas cerebrales, pero las pautas regulares típicas del cerebro humano de un adulto no aparecen en el feto hasta cerca de la trigésima semana del embarazo, hacia el comienzo del tercer trimestre. Hasta entonces, los fetos, por vivos y activos que parezcan, carecen de la necesaria arquitectura cerebral. Todavía no pueden pensar. Aceptar que se puede matar cualquier criatura viva, en especial una que más tarde tal vez se convierta en un bebé, es problemático y doloroso, pero hemos rechazado los extremos «siempre» y «nunca», y eso nos coloca, querámoslo o no, en la pendiente resbaladiza. Si tenemos que optar por un criterio de desarrollo, aquí es donde hay que trazar la raya: cuando se hace posible un mínimo asomo de pensamiento característicamente humano. Se trata, en realidad, de una definición muy conservadora: rara vez se encuentran en un feto ondas cerebrales regulares. (...)"

En lugar de desbarrar con lo de siempre, lo que la iglesia tendría que hacer es explicar por qué nunca ha excomulgado a ningún violador ni tampoco a ninguno de sus pedrastas, pero sin embargo le ha faltado tiempo para excomulgar a la madre y los médicos que ayudaron a una niña de nueve años violada por su padrastro a abortar. Pero ya puestos, yo también voy a desbarrar un poco: Los dictadores Hitler, Mussolinni, Ceausescu y Stalin eran vehementes antiabortistas.

9 comentarios:

Sexologo dijo...

Muy bueno, perfecto para completar mi post sobre el dichoso tema...

Anónimo dijo...

Tu entrada tiene un tono un tanto agresivo, pero no se pueden decir las cosas más altas y claras.

Comparto lo que dices plenamente.

Ismael dijo...

Que viva la telepatía.

Por supuesto que un embrión es un ser vivo. Ahora, ¿por qué nos importa más la vida de un puñado de células que la de una madre con un sistema nervioso perfectamente formado?

Centinel dijo...

Querías decir "les" importa ¿no? ;-)

Burnt Out User dijo...

Poner en el mismo plano a un ser humano y a un camión, no me parece lo más acertado. Pero entiendo tu razonamiento; obviamente, un cigoto con toda su carga genética no es un ser humano plenamente desarrollado, y hsta convertirse en uno, pueden pasarle millones de cosas que lo hagan fracasar. Pero también un niño recien nacido puede sufrir infinidad de vicisitudes que le impidan llegar a ser un adulto plenamente desarrollado, y eso no nos da un mayor derecho a interrumpir su desarrollo natural.

También es obvio que un cigoto necesita de su madre para subsistir, pero eso no le iguala a un tumor, ni convierte a su madre en dueña de su vida ni es un argumento para restarle un ápice de su calidad humana.

Abortar es interrumpir voluntariamente un proceso natural, cuyo objetivo final es un bebé humano. Desde el primer momento en que un embarazo se data, es decir, a partir de los pocos días de retraso de la madre, el embrión tiene un corazón que late.

Más allá de lo que diga la iglesia (la que sea), eso es una vida. El simple hecho de que sea la forma más indefensa y frágil de vida, no le quita absolutamente nada de humanidad.

Defender que, incluso hasta varias semanas después, alguien pueda unilateralmente decidir si quiere quitarle de golpe todas las oportunidades de desarrollo, es una atrocidad.

Y si encima lo hace apelando únicamente la inoportunidad del embarazo, se convierte en un crimen de lesa humanidad.

Anónimo dijo...

A ver si llega un día en el que tengamos libertad, y no solo para decir estupideces o inventarse dioses que nos esclavizan y que nos apartan de lo que es "humano".

Emilio Pérez dijo...

Completamente de acuerdo con Burnt Out User.
Añado unas ideas más.
Sólo es una cuestión de tiempo que existan úteros artificiales, y que no haya una madre biológica (aunque sí genética) de quien aplicar derechos a la integridad,... En esos casos, ¿cuándo será lícito matar al nuevo humano en desarrollo?

El argumento de que es decisión de la madre porque no es independiente de ella es demasiado flojo: un bebé recién nacido es igualmente de dependiente - nunca vi uno que se mantuviera solo y no dependiera de nadie para comer.

Si el problema en el fondo sólo es de conveniencia del embarazo, si al final sólo es eso. Dejemos los casos de violaciones aparte, que agraciadamente son los menos. Dejemos esos casos para una discusión aparte. Y quitemos también los casos en los que hay riesgo para la vida de la madre, graves malformaciones,... Hay abortos que son "necesarios".
El problema es que la mayoría son abortos de conveniencia (o de inconveniencia). Pues busquémosles una solución de conveniencia, sin realizar un crimen.
Creo que la solución a tanta "necesidad" de abortos sería un buen programa de adopciones pre-nacimiento. Un sistema en el que cuando no se desee el niño que se está desarrollando en el embarazo se pueda ceder en adopción a algunos padres que sí lo quieran (habría demanda más que suficiente). No mataríamos al niño, la madre biológica no sufriría las muchas veces graves consecuencias hormonales y éticas de un aborto, satisfaríamos el deseo de paternidad de una pareja que quiere y no puede (cada vez hay más), y la única implicación que quedaría sería cargar con un embarazo hasta su término. ¿No sería más justo exigir eso ante un embarazo voluntario?
No quiero juzgar a la madre que decide abortar. Muchas veces las circunstancias te pueden. Sólo juzgo a una sociedad que primero no evita embarazos no deseados y luego consiente las muertes voluntarias de los embriones/fetos.

Tampoco es pedir tanto: proteger la vida a cambio de unos meses de embarazo y parto de alguien que no fue capaz de asumir la responsabilidad de sus actos.

Sólo hay que organizarlo bien. Que la madre no tenga que ver al niño cuando nazca, que no se vea sumida en montones de papeleo, que los padres biológicos puedan tomar la decisión libremente y tengan el respaldo de las instituciones públicas. No es tanto lo que se pide a cambio de salvar una vida.

Lo malo es que muchas veces esto va ligado al egoísmo y al qué dirán. Pero mal va una sociedad cuando la vida la decide el egoísmo y el qué dirán.

David dijo...

Complicado el tema, muy complicado. Las 12 semanas de gestación para que se considere ser humano es algo en lo que pueden coincidir muchos científicos, pero ¿en base a qué? ¿Es menos ser humano si es de 11 semanas? ¿Y si es de 13? ¿Y si es un síndrome de down? ¿Y si tiene malformaciones? Intenten responder, pero no lo van a conseguir. A una prima mía la diagnosticaron una malformación grave en el feto, diagnóstico que se mantuvo hasta el parto. El niño nació sin defecto alguno. ¡Menos mal que al menos tenía la posibilidad de abortar! ¿No?
Y el caso de una amiga, llamada Irene, a la que le diagnosticaron un linfoma durante el embarazo. Decidió no abortar, aunque no podía recibir quimioterapia. Finalmente, el niño nació bien, y la madre ha superado casi todo el cáncer durante el embarazo sin tratamiento.
El óvulo fecundado de un ser humano no es el de un pájaro, ni el de un lagarto. Por tanto, es un ser humano, no un simple ser vivo. Ahora, si quieren ponerse a debatir lo que quiere decir "ser", quizá haya que hacerlo, porque ninguno de los argumentos expuestos, ni el de Centinel, tiene un mínimo de profundidad, todos se quedan cortos en desarrollo.
La decisión de matar un feto en cualquier semana de gestiación no es cuestión de estadísticas, como parece que quieren demostrar.
Saludos
David

David dijo...

Por cierto, no querría dejar de comentar que si esa célula no fuera un ser humano, ¿por qué no dejar de investigar con ciertos medicamentos o sustancias que consumimos que pueden dañar a un feto en sus primeras semanas, cuando es más sensible y débil? Claro, porque puede salir deficiente (subnormal, vamos, para entendernos), y tener a un niño así es un coñazo, ¿no? Porque si es por el mismo feto, no importa demasiado, porque no es nada más que un conjunto de células.
No sabéis el daño que hacéis a la Humanidad con vuestras teorías e ideas. Os animo a que penséis más en esto, con un poco más de honestidad intelectual.
David
PD. A todo esto, Centinel, Hitler, Stalin y el resto estaban locos de remate. Cetinel, no pongas esas chorradas en tu blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...