9.5.08

¿Es Kyoto la mejor opción?

Sigamos con la polémica: Saltándome a la torera todas las leyes del copirrait, voy a incluir una tabla que aparece en el libro de Lomborg "En Frío" (no creo que le importe mucho, con la propaganda gratuita que le hago), en el que compara los resultados que se obtendrían de aplicar Kyoto (lo que el llama "sentirse bien"), frente a otras políticas que comenta a lo largo del libro, y que define como "hacerlo bien" (y los costes entre paréntesis).

Si no te quieres comer la pantalla, pincha sobre ella para verla un poco más grande.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un saludo al centinel. Propongo leer la teoría de Gaia, de James Lovelock, y mirar esta entrevista para contrastar las afirmaciones de Lomborg: http://www.elpais.com/articulo
/sociedad/James/Lovelock/Tierra
/plena/rebeldia/elpepusoc
/20070307elpepusoc_6/Tes

Centinel dijo...

Hola, Anónimo.

Lovelock siempre me ha parecido un tío fenomenal (ahora ya un anciano encantador), muy inteligente y con teorías muy atractivas. Lo que siempre he echado de menos en sus argumentos son los datos, las estadísticas. Algo sorprendente, ya que es muy científico, pero creo que en sus últimas teorías tira demasiado de intuición.

Bueno, si está en lo cierto, nos queda bien poco por hacer, estamos destinados a desaparecer en breve. Pero personalmente creo que el enfoque de su último libro se parece demasiado a su situación como persona: Casi 90 años, mentalmente brillante y sabiendo que le queda poco, lo mismo que vaticina para La Tierra.

Se puede estar o no de acuerdo con él, pero para tener opiniones hay que leer a todas las partes. Y coincido contigo en que sus libros merecen la pena.

Me gusta esta entrevista que también le hicieron en EL País:
http://www.elpais.com/articulo/portada/
retorno/creador/Gaia/elpepusoceps/
20060507elpepspor_1/Tes

Saludos

Rafa dijo...

CARTAS AL DIRECTOR
Sociedad gorda

Rafael Granero Chulbi - Barcelona
EL PAÍS - Opinión 11-02-2007

Para los que estamos gordos, sólo hay una forma de adelgazar: ingerir menos calorías. No se adelgaza cambiando la fuente de la caloría, aunque está claro que con ello bajaremos el riesgo de colesterol, úrico, triglicéridos y otros indicadores. Se adelgaza consumiendo sólo las necesarias calorías. No, no crean que estoy hablando de sobrepeso individual; estoy hablando de sobrepeso social, del cambio climático.
Como metáfora, sin embargo, sirve: nuestras gordas sociedades se plantean cambiar la fuente de las calorías, no su nivel de ingesta, y con ello tal vez evitaremos unos riesgos ciertos; pero aún son demasiado débiles las voces que se plantean la imposibilidad de mantener el actual patrón de sobrepeso. ¿Se imaginan qué consumo final significaría que el 80% menos pudiente, que en total absoluto consume la mitad que el 20% más opulento -lo que significa que cada uno de nosotros consumimos ocho veces más que cada uno de ellos-, elevara su nivel de vida hasta la mitad del nuestro? Doblaríamos el consumo a escala mundial.

Señores, Kioto es poco.

http://www.filosofiacriticaposmoderna.blogspot.com/ <-- pensaments
http://sociologia-en-la-uoc.blogspot.com/ <-- sociologia
http://coses-de-la-uoc.blogspot.com/ <-- filosofia
http://cami-de-maguncia.blogspot.com/ <-- aforismes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...