8.5.08

En frío: Exageraciones y soluciones para el calentamiento global

Acabo de terminar de leer En Frío (Cool it), el último libro de Bjorn Lomborg, el polémico ex-miembro de Greenpeace y estadístico, autor del bombazo literario de hace unos años El ecologista escéptico. Me ha parecido interesantísimo y, tal y como era esperable, una bocanada de aire fresco ante tanto catastrofismo climático que vivimos últimamente.

En unas pocas líneas, Lomborg coincide con que la actividad humana está cambiando el clima poco a poco, pero no cree que sea demasiado malo (más bien al contrario), y piensa que las políticas al estilo Kyoto son proyectos sobredimensionados que cuestan mucho y conseguirán muy poco. Además opina que con investigación y desarrollo, mucho menos dinero y sobre todo, sin pánico ni oportunismo, conseguiremos vivir mejor y tener un medio ambiente a salvo. Lo mejor de todo es que se basa en datos concretos y hechos demostrados. La verdad es que, tal y como lo cuenta, lo que dice es irrebatible.

Para muestra, un botoncito:

"La ola de calor que arrasó Europa en agosto de 2003 (...) resultó una catástrofe de proporciones desoladoras. (...) El número total de fallecidos ascendió a más de 35.000. (...) En el conjunto de Europa, cada año mueren unas 200.000 personas por exceso de calor. No obstante, la cifra de europeos fallecidos por exceso de frío se acerca al millón y medio anual. (...) En Gran Bretaña se calcula que un incremento de 2ºC significará 2000 muertes más por calor, pero una reducción de 20.000 muertes provocadas por el frío. Además, un informe en el que se pretendían reunir todos los estudios sobre el tema (...) concluyó que el calentamiento global puede causar un descenso en las tasas de mortalidad."

Y todo esto plagado de números pequeñitos, que te llevan al título del estudio, informe o dato en el que se basa cada afirmación (hay más de 500 referencias). También tiene una versión extendida del libro con muchos gráficos y datos para los más curiosos.

Además del calor, habla de los osos polares, los huracanes, el ascenso del nivel de los mares, el deshielo de los glaciares, el desbordamiento de los ríos, las epidemias, el hambre, la escasez del agua... y las conclusiones son prácticamente las mismas en todos los casos:
  1. Exageraciones, exageraciones, exageraciones.
  2. Hay que ponerse las pilas y proponer planes efectivos y realistas basados en inversiones en I+D y alejados de enfoques reduccionistas e ineficaces que pretenden conseguir logros reduciendo las emisiones de CO2.
Excelente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué tal? Encontré tu blog gracias a El País. Me gusta tu esfuerzo por la divulgación científica, pero me asombra la aceptación de las ideas de Lomborg. ¿De verdad debemos celebrar el cambio climático? Lomborg asegura que el deshielo de los polos no es algo pernicioso, cuando significa una destrucción rapidísima del hábitat natural para muchas especies. Dice que, del desierto polar nacerá un ecosistema boscoso, pero es a causa del calentamiento global la progresiva desertización de países como España, y la desaparición de muchos de la Micronesia. En cuanto a que el cambio climático salva vidas, la OMS habla de 150.000 muertes al año desde hace tres décadas. Es cierto que unas especies se han beneficiado de nuestro estilo de vida, como las ratas. Otras muchas, al menos 279 entre plantas y animales, están en serio peligro.
Sí, entiendo que Lomborg es alguien inteligente, que habla con criterio, y desea lo mejor para el planeta. Pero dice que a su país, Dinamarca, le conviene el cambio climático. Al decir esto me parece muy poco riguroso con la gravedad del problema. Aceptemos que es ciertamente una catástrofe. Esto no es alarmismo, ¡es que no hay otro lugar al que podamos ir! Es la mayor extinción de especies naturales desde los dinosaurios. Y es a causa de una voracidad ilimitada de los recursos del planeta y su contaminación.
Si no es una catástrofe, ¿qué es?

Centinel dijo...

Gracias por tu comentario e interés, anónimo lector.
La verdad es que celebrar, tanto como celebrar el cambio climático, yo no diría. Mis ideas al respecto las comenté en este post:
http://elcentinel.blogspot.com/2007/08/cambio-climatico-y-calentamiento-global.html

Y sigo pensando lo mismo. Puedo estar equivocado, lo acepto abiertamente. Y si se demuestra que lo estoy, pediré disculpas. Pero de momento las evidencias son las que son y los medios de comunicación también.

Y Lomborg dice algo más de lo que comentas. Efectivamente afirma que habrá países beneficiados (como el suyo), aunque probablemente también habrá países afectados por la desertización y la subida del nivel del agua (aunque no esté tan claro). Lo importante en sus argumentos es que las soluciones de Kyoto y la reducción de las emisiones de CO2 no conseguirán paliar estos posibles efectos negativos y además nos costarán un riñón. Y propone soluciones mucho más baratas y efectivas, basadas en la tecnología y la I+D, para que todos vivamos más felices y mejor. ¿Dónde está la pega?

Y de los datos que aportas, no los voy a poner en duda, pero como no puedo consultar las fuentes, no puedo comprobarlos. No pretendo ser quisquilloso, pero es que los medios de comunicación cometen muchísimos errores de interpretación. Por ejemplo, pásate por aquí y te sorprenderás:
http://personales.ya.com/josumezo/malaprensa/

Como este, sobre la desaparición de glaciares:
http://enclavedeons.blogspot.com/2008/05/el-glaciar-indeciso.html

Respecto a las muertes, el libro hace referencia a los estudios que existen y que hacen balance de muertes provocadas y salvadas. Y las salvadas son muchas más. Tal y como lo comentas, parece que van a desaparecer todas las especies y sólo quedarán ratas, pero ¿dónde se ha demostrado que el calentamiento va a hacer desaparecer especies? ¿No será por otras razones, como la invasión inmobiliaria de espacios naturales, su caza indiscriminada , etc.? Por ejemplo, en el primer capítulo Lomborg habla de los osos polares y evidencia que el problemas de estos plantígrados no es la desaparición del hielo, sino la caza furtiva (de hecho, cada vez hay más osos polares). Con las directrices del IPCC salvaremos 0,06 osos al año. Controlando a los cazadores furtivos, 49.

Puede que esta sea una extinción importante. Aunque me gustaría ver un estudio riguroso que demuestre eso. De las 2 millones de especies identificadas por la ciencia, puede que 279 estén en peligro, pero por ahora nadie ha demostrado que sea por el calentamiento.

Con lo que si coincido contigo es en lo de la voracidad humana en el consumo de recursos. Pero el calentamiento es el calentamiento y el consumismo el consumismo.

De nuevo gracias por tu aportación para la reflexión. Y por la referencia a El País, no me había enterado.

Anónimo dijo...

He leído con interés tu respuesta, y entiendo tu punto de vista. Pero es que no creo que el calentamiento y el consumismo sean hechos independientes. China e India serán las próximas potencias, con sociedades tan contaminantes como las occidentales. ¿Podemos seguir así? Por supuesto es propio de un científico exigir pruebas, y quizá las que hay ahora no son concluyentes. Pero es un proceso demasiado rápido, como se queja el paleontólogo Richard Fortey, para saber qué estamos destruyendo exactamente. Sobre las ratas dominando el mundo es una teoría del antropólogo Dougal Dixon. En fin, sólo quería contestarte que respeto tus puntos de vista, aunque parece que Lomborg es de los que esperan a saber si son galgos o podencos. Bueno, yo soy de los que están con la escritora Donna Leon, que dice que le da igual quién ganará las elecciones en su país, EE UU, pues ya estamos un proceso imparable. ¿Es catastrofista? Creo que tanto como decir que dentro de 5 mil millones de años el sol desaparecerá. Lo triste no es lo inepto del protocolo de Kyoto, sino que es lo único que se ha intentado en serio.
Un saludo, y adelante con el blog.